Paysandú, Domingo 16 de Septiembre de 2012

El lenguaje de los sanduceros

Opinion | 16 Sep Este año, el “Día del Patrimonio” será celebrado, como se está haciendo costumbre, durante dos jornadas, concretamente los días sábado 6 y domingo 7 de octubre. Las actividades a cumplirse se desarrollarán en torno a “El lenguaje de los uruguayos” a la vez que el Día del Patrimonio acompañará la edición del Diccionario del Español del Uruguay, que reúne más de diez mil voces y expresiones propias de nuestro país.
Según se establece en la fundamentación del festejo “El lenguaje es una actividad cerebral específica de nuestra especie que permite relacionar ciertos sonidos (lenguaje oral) o grafismos (lenguaje escrito) con ciertos significados.
La función primordial de una lengua es comunicar y, de esta manera, servir de importante nexo entre las personas que la usan”. “Existen muchísimas lenguas en todo el mundo. Una lengua no es algo estático ni inmóvil. El lenguaje es uno de los componentes de la identidad de las naciones, las comunidades y los grupos. La palabra es una herramienta para comunicarnos entre todos: el texto escrito, el lenguaje de señas, la transmisión oral… La diversidad cultural de los uruguayos, con sus múltiples raíces --de los indígenas, de los españoles y portugueses conquistadores, de los afrodescendientes, de las oleadas de inmigrantes de distintos orígenes-- se refleja en el lenguaje y lo modifica.
La edad, el lenguaje de residencia, las diferentes actividades recreativas y laborales generan también variaciones que se incorporan en lo que reconocemos como el lenguaje de los uruguayos”.
Verdaderamente, el tema resulta apasionante para quienes se preocupan --creemos que somos todos-- por la situaciones que se dan permanentemente en la relación cotidiana cuando mientras unos enristran los populares “puédamos” y “las calores” otros “se mensajean T Kiero + q nadie”.
Pero, ¿hay una regla de hierro? ¿Debemos expresarnos utilizando el Diccionario de la omnipresente Real Academia Española o el Diccionario del Disparate escrito por el genial Julio E. Suárez, “Peloduro”? Seguramente la respuesta es “ni lo uno ni lo otro”.
En realidad nuestro idioma es el castellano pero con tantos aportes de otras vertientes que se transforma sin dudas en “uruguayo” y, en nuestro caso en particular en “sanducero”. Sin dudas el “Día del Patrimonio” es una oportunidad para que nuestros docentes nos ofrezcan un panorama completo sobre el complejo tema y nos permitan así abordar un posible acuerdo --no pretendamos un consenso--, sobre las características fundamentales de cuál debería ser el lenguaje que debemos utilizar y, fundamentalmente, el que debemos enseñar a nuestros descendientes.
En el transcurrir de los tiempos Paysandú ha engendrado notables comunicadores orales, desde conductores de cuidado y acertado discurso pasando por periodistas de meticulosa terminología hasta relatores deportivos que fueron considerados en más de una oportunidad verdaderos “artistas de la palabra” y que en sus distintas profesiones llegaron a ocupar sitiales de verdadero privilegio en la radiotelefonía del Río de la Plata.
Otro tanto acontece con los escritores, poetas y periodistas que desde los comienzos mismos de nuestra historia han sido merecedores de destaque y reconocimiento académico en toda la región y el mundo. Hombres y mujeres cuya obra resulta imponderable y que afortunadamente ha quedado impresa para que todos podamos (¿o “puédamos”?) apreciarla y utilizarla.
Por otra parte, artistas de renombre mundial han efectuado trascendentes aportes a nuestro lenguaje tanto incluyendo el decir criollo como profundizando en el estudio y la difusión de la terminología de origen guaraní que empleamos en nuestra comunicación cotidiana.
Por lo expuesto muy sucintamente, resulta a todas luces oportuno que quienes tienen la responsabilidad de estructurar el Día del Patrimonio a nivel departamental se aseguren que los sanduceros reciban el conocimiento y las informaciones necesarias para abordar en profundidad “El lenguaje de los uruguayos” y de los sanduceros, agregaríamos, y sería excelente que esta actividad pudiera generar conclusiones sobre qué lenguaje utilizamos y si éste es el que deberíamos usar, partiendo de la premisa de que “Una lengua no es algo estático ni inmóvil”, pero también debe seguir ciertas reglas para que la comunicación sea efectiva entre pares, y aún entre generaciones.


EDICIONES ANTERIORES

A partir del 01/07/2008

Sep / 2012

Lu

Ma

Mi

Ju

Vi

Sa

Do

12

12

12

12

12


Diario El Telégrafo

18 de Julio 1027 | Paysandú | Uruguay
Teléfono: (598) 47223141 | correo@eltelegrafo.com