Cuatro meses de arresto domiciliario para hombre que robó un Fernet desde “24 horas”

La Justicia sentenció a diez meses de prisión en régimen de libertad vigilada, cuatro de ellos con arresto domiciliario, a un sujeto que hurtó un Fernet desde un comercio “24 horas”, ocultándolo bajo sus pantalones, y que luego amenazó a los comerciantes por difundir su video por Facebook; así como despojó –mediante violencia– de 300 pesos y dos litros de nafta a una señora, en otro hecho perpetrado el mismo día.
El pasado lunes, próximo a las 13.30, el hombre de 37 años se presentó en un comercio ubicado en avenida Salto y Setembrino Pereda. Entró como un cliente cualquiera, de rostro descubierto, pantalón jean y una remera fácilmente identificable, puesto que era roja y tenía una inscripción del Pit-Cnt. Miró varias veces en las góndolas, tal cual se puede apreciar en el video del sistema de videovigilancia del comercio que se hiciera viral en las redes sociales y tomó una botella de refresco de 500 cc. Continuó hurgando y tras cerciorarse que nadie lo estaba viendo –aunque tal vez sin advertir la presencia de las cámaras de video de alta calidad que los estaban registrando en detalle– tomó una botella de Fernet y la ocultó entre sus partes íntimas, con el pico hacia abajo.
En uno de los videos –el comercio cuenta con varias cámaras–, de 35 segundos, se lo ve en primer plano con una botella de plástico en la mano. Mira hacia la cámara y se agacha para observar hacia la caja disimulando desde atrás de una góndola. De inmediato vuelve a ponerse de frente a las bebidas alcohólicas, toma una botella de vidrio de Fernet y la guarda bajo su pantalón. Para finalizar su acto, concurrió a la caja, abonó el refresco que llevaba y se retiró.
En tanto, no sabía –o al menos no suponía– que su accionar delictivo sería registrado y difundido viralmente a través de las redes sociales. El propietario del comercio se encargó de publicar el video y éste rápidamente fue compartido por miles de usuarios de Facebook y WhatsApp.
Esto indignó al delincuente, que media hora más tarde retornó al comercio y amenazó al empleado, diciéndole que se “aprontaran” porque no sabían lo que “era capaz de hacer”. Ante el temor por lo que podría ocurrir, el hombre denunció el hecho a la Policía y luego ratificó la denuncia en Fiscalía.

DINERO Y NAFTA

Asimismo, en el marco investigativo en contra del malhechor, surgió otra denuncia que –por identificación y demás datos aportados por el denunciante– hicieron presumir que se trataba de la misma persona.
Ese mismo día, pasadas las 15, el sujeto concurrió a una finca de las inmediaciones de Artigas y Gutiérrez Ruiz donde se vende combustible. Lo atendió una señora y le pidió dos litros de nafta. Cuando la mujer fue a despacharle, le preguntó si tenía cambio de 500 pesos.
La mujer retornó desde el interior de su finca con una botella con combustible y 300 pesos, para darle el vuelto. Cuando la señora se acercó, el delincuente le arrebató de sus manos el dinero y la botella por lo que se produjo un forcejeo entre ambos. Como tenía una mano ocupada con la botella de Fernet, que previamente había robado del “24 horas”, solo logró tomar el dinero y darse a la fuga.
Durante el tironeo, la víctima llegó a pedir que la ayudaran en voz alta, por lo que salió su hijo. Cuando lo hizo, le gritó al malviviente, quien irónicamente le respondió desde la esquina “vení a buscar la plata” y salió corriendo.

DETENIDO Y FORMALIZADO

Una vez tomadas las declaraciones a las víctimas y recogidos los elementos probatorios, la Justicia solicitó la detención de R.D.B.U., y luego éste confesó su responsabilidad en los hechos.
Una vez formalizado, se resolvió condenarlo como responsable de dos delitos de hurto en reiteración real, uno de ellos especialmente agravado, a la pena de diez meses de prisión a cumplirse en régimen de libertad vigilada, con las siguientes medidas sustitutivas: cuatro meses de arresto domiciliario en horas nocturnas (de 21 a 6) y seis meses de obligación de presentarse ante la autoridad policial de su jurisdicción cada quince días, sin permanencia. También, la exigencia de someterse a tratamiento al alcoholismo en programa Ciudadela durante todo el período y la restitución de 400 pesos a la vendedora de nafta.