Intervenciones preventivas en hoteles y en el puente para reducir riesgo por el dengue

La Dirección Departamental de Salud (DDS) continúa trabajando, con apoyo de la cooperativa social Coseden, en acciones preventivas contra la eventual aparición de focos de afecciones de origen tropical, como es el caso del dengue, el zika y el chickungunya, incluyendo intervenciones en hoteles y en el puente internacional en oportunidad del primer recambio turístico de la presente temporada.
Al respecto manifestó a EL TELEGRAFO la licenciada Andrea Veglia, referente epidemiológica de la Dirección Departamental de Salud, que “en conjunto con la cooperativa social Coseden, que trabaja con nosotros en el tema, se siguen llevando adelante acciones en diversas áreas, y entre otros aspectos se han realizado intervenciones en los hoteles de la ciudad, sobre todo enfatizando el tema turístico, llevando las recomendaciones no solo en cuanto al uso de los repelentes, sino también en la prevención respecto a la llegada de alguna persona con sintomatología que pueda resultar sospechosa respecto a alguna de estas enfermedades, como es el caso de fiebre por más de quince días, dolores musculares, estimulando a las personas a que consulten”.
Paralelamente, esta semana, en el día del recambio turístico de mediados de mes, “se realizó una intervención en el Puente General Artigas, donde se trabajó con una buena cantidad de personas, enfatizando las recomendaciones y a su vez distribuyendo información sobre el uso de repelentes y folletería sobre los signos de alerta, poniéndose énfasis en la consulta temprana”, precisó.
Paralelamente, la cooperativa social continúa trabajando “en la zona de calle 18 de Julio hacia el norte de la ciudad, sobre todo en las zonas donde hay riesgo por la crecida del río y desbordes, porque es una zona donde ha aumentado la población de mosquitos. En estos lugares se está haciendo la distribución de repelentes y también la consejería, así como el trabajo de tomar muestras por los integrantes de la cooperativa”.
La funcionaria precisó también que lamentablemente las frecuentes lluvias son un factor muy negativo para la contención del mosquito, agente transmisor del dengue, zika y chickungunya, “e incluso cuando llueve y hay tanta inestabilidad que tampoco podemos hacer la intervención prevista, y en el puente trabajamos hasta que la lluvia se intensificó”, acotó la entrevistada.
Ante estas condiciones negativas y que favorecen la reproducción del mosquito Aedes Aegypti, “es fundamental transmitir una vez más a la población que no deje recipientes, aún los más pequeños, al aire libre, y que en caso de contener agua los vacíen y los den vuelta y/o los descarten, porque este factor incide en gran medida en las condiciones para el aumento de la población del insecto transmisor”.
“Es fundamental la disposición a colaborar de cada ciudadano, en cada hogar, en este sentido, porque estamos en el verano, cuando el calor aumenta el número de estos insectos y es preciso eliminar criaderos como cubiertas, tarros, en recipientes donde se tengan platos de plantas. A su vez, aquellas personas que guardan agua en depósitos, en recipientes, los deben tener tapados para que no se críen larvas del mosquito”, acotó.
En este sentido, la Dirección Departamental de Salud interviene en la eliminación de criaderos y prevención, y a la vez se está actuando en el marco de la tarea que encara el Centro Coordinador de Emergencias (Cecoed) en acciones correspondientes al apoyo en zonas afectadas por la crecida, amplió la referente epidemiológica de esta dirección.