Valores estimados de agua disponible son 70% superiores a los habituales para enero

La Unidad GRAS del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), estimó que el “estado hídrico promedio de los suelos durante el mes de enero fue bueno” y los “valores estimados” del porcentaje de agua disponible (PAD) son de “70% superiores (a los habituales para esta época) en todo el país”.
En base a la estimación, monitoreo y análisis que realizada sobre las variables agroclimáticas (precipitaciones, porcentaje de agua en el suelo, índice de bienestar hídrico e índice de vegetación), “se puede apreciar que el estado hídrico promedio de los suelos durante el mes de enero fue bueno, con valores estimados de PAD (porcentaje de agua disponible) de 70% o superiores en todo el país”.
“Las precipitaciones acumuladas durante enero variaron promedialmente entre 150 y 600 milímetros aproximadamente, registrándose valores mayores a los esperables para este mes del año en todo el territorio nacional”, agrega.
En cuanto al estado de la vegetación GRAS, INIA publicó que “se determinaron valores de IVDN (índice de vegetación diferencia normalizada) buenos, iguales o superiores a los esperables para este mes del año en todo el país”.
Paysandú es uno de los departamentos que más agua recibió durante el pasado enero. De acuerdo a la información de la Estación de Meteorología ubicada en el aeropuerto Chalkling, llovió 541 milímetros, con destaques para la jornada de los dos primeros días del año con 125 mm, entre el 13 y 15 llovieron 130 mm y el 23 fueron 90 mm solo durante la mañana.
Pero la suma de diciembre-enero es más sorprendente. Entre ambos meses llovieron 813 mm. Si además se tiene en cuenta que las precipitaciones del último mes del año pasado comenzaron el 12 de ese mes, se puede tomar como registros de verano, en donde el promedio normal (de ambos meses juntos) apenas supera los 215 mm.

Próximo trimestre

Las perspectivas climáticas elaboradas por el IRI (International Research Institute) de la Universidad de Columbia para el trimestre febrero-marzo-abril 2019 es de “mayores probabilidades (40% a 45%) de que las lluvias acumuladas en dicho trimestre estén por encima de lo normal para todo el país”.
Sobre la temperatura media del aire para dicho trimestre y para prácticamente todo el territorio nacional el IRI “no estima sesgos probabilísticos entre los terciles (iguales probabilidades de que las temperaturas sea iguales, mayores o menores a lo normal). Solo se estiman sesgos positivos, con probabilidad del 40% de temperaturas mayores a lo normal, en la zona noreste”, señaló GRAS INIA.
El IVDN es una variable que permite estimar el desarrollo de la vegetación en base a la medición, con sensores remotos satelitales, de la intensidad de la radiación de ciertas bandas del espectro electromagnético que la misma emite o refleja.
En enero “los valores registrados del índice de vegetación fueron buenos para todo el territorio nacional” con guarismos “iguales o mayores a los esperables”.

Agua disponible

En enero las precipitaciones acumuladas variaron en promedio “entre 150 y 600 mm aproximadamente”. El porcentaje de agua disponible en el suelo se determina considerando la cantidad de agua en el suelo y la capacidad de campo de ese suelo.
Según el reporte de la Unidad GRAS “el estado hídrico promedio de los suelos en el mes de enero fue bueno, registrando valores estimados de 70 % o superiores en todo el territorio nacional”.

Índice de bienestar hídrico (IBH)

El IBH promedio estimado en enero “presentó valores de 80% o superiores en prácticamente todo el país”.
“El IBH resulta de la relación entre la transpiración real (estimada por el modelo de balance hídrico nacional) y la demanda potencial diaria. Valores cercanos a 100% indican que la vegetación se encuentra en valores de transpiración cercanos a la demanda potencial”.
“Por el contrario valores de IBH cercanos a 0% indican que la vegetación se encuentra en valores de transpiración muy por debajo de la demanda potencial, indicando que climatológicamente la vegetación se encuentra bajo stress hídrico”, explicó y advirtió que es “un parámetro muy genérico y poco específico”.