Una expo necesaria

Se desarrolla hasta mañana en el Antel Arena, en Montevideo, la segunda edición de la Expo Uruguay Sostenible, que tendrá como momento cumbre esta tarde la entrega de los Premios Nacionales de Ambiente. Justamente la entrega de estos premios fueron el germen de este evento, al rodearse esta instancia por una exposición que reúne a prácticamente todos quienes llevan adelante iniciativas o emprendimientos relacionados con el cuidado del ambiente o la mejora en la calidad de vida de las personas y de las especies que habitan nuestro país. Allí confluyen empresas, organizaciones de la sociedad civil y el estado, en sus diferentes niveles y con sus distintos organismos, agencias, entes y ministerios. En fin, la idea sería que recorriendo los pasillos y los estands uno se lleva una idea bastante completa de quiénes y en qué se está trabajando en el país en materia ambiental, aunque lógicamente lo de “completa” es siempre una aspiración difícil de concretar.

Simultáneamente se realizan en el predio actividades de diversa índole, talleres, charlas, exposiciones, conferencias, en las que los diferentes participantes de la expo presentan, debaten e intercambian sobre diferentes temáticas desde el enfoque de la sostenibilidad. Esto, que puede parece mínimo, pues se trata de pronto de una charla de una hora, pero motiva que quienes intervienen, autoridades y organizaciones, deban pensarse y prepararse en función de este enfoque. Y esto mismo ocurre, por ejemplo, con las empresas.

Un buen ejemplo de esto es el Ministerio de Industria, Energía y Minería, que en las áreas de interés involucra tres sectores de los más señalados por las organizaciones ambientalistas alrededor del mundo como generadores de los principales problemas ambientales. Sin embargo esa cartera ha tenido en nuestro país, en el actual gobierno, una preocupación permanente por incorporar en su visión conceptos como la circularidad y la sostenibilidad. De hecho, a modo de ejemplo, esa cartera presentó un informe elaborado especialmente para esta Expo Uruguay Sostenible 2023 basado en la importancia de la economía circular y la eficiencia energética –más allá que participa en varios espacios con diferentes actividades y que el ministro Paganini disertaba ayer sobre las políticas que se impulsan en el marco de la segunda transición energética–. En su estand principal, dedicado a la importancia del desarrollo circular, se informa sobre los avances en la producción sostenible y la promoción de “políticas públicas para el desarrollo del modelo de economía circular”. Esto, agrega, “incluye rediseñar la forma de producción y consumo en las áreas de energía, industrias y empresas pequeñas y medianas”.

En este espacio también cuenta con una propuesta lúdica. Pero en otro de los espacios del MIEM en la Expo, cuenta con un circuito eficiente, “constituido por varios espacios. Todos ellos giran en torno a la eficiencia energética, uno de los pilares de la segunda transición energética que impulsa el Gobierno”, bajo el eslogan “Con eficiencia ganamos todos”. Entre estos espacios eficientes se encuentra el del programa Subite, dedicado a la movilidad eficiente. Hay un test drive showroom, en el que el visitante puede probar algunos vehículos eléctricos y obtener información sobre los beneficios con los que se promueve la movilidad eléctrica. Otro espacio del mismo ministerio es La casa eficiente, cuyo objetivo es “llegar al público en general con consejos de eficiencia energética para aplicar en los hogares” y donde se difunde también el programa Renovate, que apoya con un aporte en dinero la adquisición de equipos de aires acondicionado y calefones eficientes. Allí se realizan también talleres de cocina eficiente, con la finalidad de incluir en las recetas el uso eficiente de las energías. Otro de los espacios de esta cartera es “educativo y lúdico y se denomina Jugá con toda la energía”. Dirigido a los niños, por supuesto, incluye un sector con experiencias de Ciencia Viva sobre energías renovables. El otro de los espacios del MIEM refiere a los apoyos a las mipymes, donde se informa sobre el programa que ofrece beneficios para recuperar las inversiones en eficiencia energética –que pueden alcanzar hasta al 90% del monto invertido–. Y esto es solo un ejemplo puntual de uno de los ministerios que está presente en la Expo.

Por supuesto que también entre las conferencias que forman parte de la exposición hay espacio para temas coyunturales, como por ejemplo la problemática del agua que está afectando el normal abastecimiento de agua potable en el área metropolitana, que tanto ha dado que hablar en los últimos meses y que promete ser un tema de discusión en tiempos venideros, a la vista de las dificultades estructurales que han quedado evidenciadas, incluso con un espacio de aportes de la Universidad de la República ante la crisis hídrica, por aludir a otro ejemplo de cosas que están pasando en la Expo. A la lista de temas podemos sumar el cambio climático, las experiencias ambientales departamentales, turismo y ambiente, gestión de residuos, certificación de tambos, aplicación de la tecnología, sostenibilidad con enfoque de género, certificaciones, reciclaje y valorización de residuos, estrategias para la prevención y reducción de las pérdidas y desperdicio de alimentos, compostaje domiciliario y muchos más.

En suma, ha sido un gran acierto de parte del Ministerio de Ambiente la generación de este espacio dedicado a dar a conocer cuánto está aconteciendo en el país en materia ambiental, y sería buena cosa que en el futuro haya instancias de este tipo a escala departamental, o regional, porque también es importante que se conozcan algunos esfuerzos que se realizan en el territorio y merecen el reconocimiento, al igual que el público del Interior también merece conocer de primera mano los problemas que se afrontan y cómo se trabaja para solucionarlos.