Los productores con edad “están dudando de su futuro en la producción tambera”, señaló Ceriani

La inestabilidad de mayo, con las dificultades que generó para el correcto manejo de los animales en los tambos, más los altos costos de producción y las dificultades de endeudamientos con imposibilidad de pronta solución siguen complicando a los productores lecheros.
“Estamos en un invierno complicado, con bastante agua arriba que genera inconvenientes en los pastoreos y con ganado presentando problemas de ubre”, manifestó a EL TELEGRAFO el ingeniero agrónomo Roberto Ceriani.
Además, el presidente de la Asociación de Productores de Leche de Parada Esperanza (Aplpe) indicó que “están complicados con el endeudamiento que no ha tenido solución y con la mochila que tenemos atrás, no solo de los bancos, sino con los proveedores y distintos actores de la economía”.
Eso hace que exista mucha duda; “productores con edad que están dudando del futuro de su producción tambera”, es la realidad de lo que está sucediendo, dijo.
Considera que la solución planteada por el Banco de la República “no es de mucha utilidad, sino más bien para casos de urgencia, porque son deudas que del 31 de marzo de 2016 al 31 de marzo de 1027 se pasan, pero el productor queda anulado en los créditos y queda inhabilitado para usar otros recursos del banco y eso es muy complicado. En realidad es un sistema solo para casos de suma urgencia”, precisó el productor.
Entiende que para encontrar soluciones, se debe atender “la baja de los costos, la disminución del precio de los combustibles, como se viene hablando desde el gobierno, lo que significa que de alguna manera se han absorbido los planteos que hemos hecho desde las gremiales”. De todas maneras, aclaró que lo proporcionado por UTE “no es significativo”.
Expresó que una de las soluciones de carácter nacional que plantean las gremiales “es que se consiga la deuda que hay con Venezuela hacia Conaprole y que se dedique un 3% más de la devolución de impuestos –que es dinero fresco–, que trae al sector para pagar esas deudas”. Aclaró que “eso daría una liquidez momentánea y no generaría más endeudamiento”.
Subrayó que se trata de “una población de productores de más de 58 años, con pocas perspectivas e intenciones de seguir adelante”.
A esto se suma que continúan cerrándose tambos en el país. “Las estadísticas del Instituto Nacional de la Leche (Inale), hasta hace 15 días, son de un tambo cada tres o cuatro días; en los últimos dos años se cerraron 240 tambos”.
PRECIOS
Conaprole cerró mayo con un porcentaje récord en los niveles de sólidos (grasa y proteína) para ese mes, lo que se traduce en un aumento en el precio por litro promedio que recibirán los tamberos, que pasará de $10,18 a $10,20 por litro.
Esto se debe al aumento en la cantidad de sólidos y concentrados a la que apelan los socios de la cooperativa, así como a la buena calidad de las reservas que se lograron alcanzar durante el último verano y otoño.
Desde la principal cooperativa láctea del país, se destaca como positiva la recuperación en los niveles de calidad de la gran mayoría de las matrículas, luego de un arranque de año muy complicado en ese aspecto. Esa variable también ayuda a que los socios puedan acceder a un mejor precio por litro de leche en momentos donde la falta de liquidez es un obstáculo para varias explotaciones. En el caso de la multinacional francesa Lactalis –propietaria en Uruguay de las plantas de Indulacsa que operan bajo la marca Parmalat– procesó un “cambio de actitud y acercamiento” con la pata productiva en los últimos meses que es “valorada” por la Sociedad de Fomento Rural de la Industria Lechera de Salto (Sofrils), dijo a Informe Tardáguila Lechería el presidente de la gremial, Gustavo Alonso.

Compartir:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone