Piden que Bibliobus se instale en forma permanente en el predio del Hospital

Ediles del Frente Amplio reclamaron en la Junta Departamental de Paysandú que el Bibliobus se instale en forma permanente en el área del Hospital Escuela del Litoral “Galán y Rocha” , a efectos de atender de la mejor forma posible los objetivos de este servicios, lo que hicieron a través de una moción que quedó a estudio de comisiones de la corporación.
La moción fue presentada por los ediles Mabel De Agostini, Andrés Imperial, Julia Cánovas, Emerson Arbelo, Ana Rakovsky, Sebastián Martínez, Paola lfrán, Felipe Silva, Patricia Lánchez, Dany Collazo, Nelly De Agostini, Angelina Rodríguez, Gustavo Grampín, Leonor García y Juan Antonio Rodríguez, referente a “El Bibliobús, ‘un recurso sanador’”, tema que fue radicado en las Comisiones de Cultura, de Promoción Social y de Derechos Humanos, Equidad y Género para su seguimiento.
En la exposición de motivos señalan los curules “la visible inactividad del recurso cultural Bibliobus, como biblioteca ambulante, promotora de exitosos espacios de encuentros de niños, jóvenes y adultos con los libros, recurso que generó nuevos escenarios de lectura en espacios públicos abiertos, de diversos barrios de Paysandú, la mayoría a demanda de los vecinos. Promovió la lectura como práctica cultural en las familias, resultando una estrategia de pensamiento en los barrios e instituciones visitadas por el exquisito caudal de literatura para niños, jóvenes y adultos, con libros llegados por los grupos Editoriales Santillana y Pendom Random House, por el Plan Nacional de Lectura del MEC y por la Dirección Nacional de Centros MEC, que vinieron destinados al Bibliobus”. Consignan que la administración anterior invirtió en la compra de baterías, en la adecuación del interior de la carrocería, “en recursos como alfombras y almohadones para comodidad de lectores, en su cuidadoso ploteo y supo valorarlo como aporte de alto valor cultural y humano, por ser la donación de un sanducero en nombre de su madre. Todo esto convencidos de que la lectura es un derecho de todas y todos y que leer es pensar, es crear, es imaginar, es transportarnos a otros mundos, es formar ‘corazones inteligentes’ que aprendan desde pequeños a querer el mundo para quererse a sí mismos y aprender a cuidarlo y que es una herramienta ‘sanadora’ de estados emocionales”.

Servicio desde el 2011

Destacan su “certeza de que poner libros en manos de niñas y niños desde temprana edad, para que una voz cercana se los lea, es garantía de construcción de subjetividades fuertes y libres. Es contención, libertad y refugio, por lo que creemos que el Bibliobus pase a ser una biblioteca fija, a instalarse en el área parquizada cercana a la Policlínica de Salud Mental del Hospital Escuela del Litoral Galán y Rocha”.
Explican que el planteo se basa en el hecho de “ser este un servicio que desde el año 2011 cuenta con la propiedad intelectual y la coordinación pedagógica, del Proyecto ‘Lectores animados estrenando un tiempo …’ (hoy suspendido por la pandemia). Este proyecto es coordinado con la Inspección Departamental de Primaria y Escuelas Urbanas del departamento y fue merecedor de un reconocimiento del Ministerio de Salud Pública en el año 2015 por los logros obtenidos en la población objetivo ( niños y familias que asisten al taller y docentes) que es un lugar de tránsito de muchos usuarios a diario, en inmejorables condiciones para la lectura recreativa que podría continuar el servicio de lectura que ofreció en su momento la sala de espera de Salud Mental a sus usuarios, que podría funcionar los días de semana y feriados –con jóvenes voluntarios que lo atiendan– como espacio de esparcimiento cultural”.
Acotan que se agrega la posibilidad de que “una funcionaria de Biblioteca Municipal –formada en animación a la lectura– pueda generar encuentros al aire libre en fechas puntuales. Así el Bibliobus puede conservarse al reparo los días de lluvia (por haber espacios techados en el área) o ser cubierto con un toldo, que debería estar, pues contaba con él entre sus recursos y que el mismo personal de servicio de la Policlínica de Salud Mental pudiera ayudar a conservarlo en las condiciones higiénicas necesarias”.
Asimismo, los ediles entienden que el Bibliobus puede prestar libros a la Sala de Pediatría para “niños internados, también a madres internadas en la Sala de Maternidad por tener literatura valiosa para el vínculo materno- infantil (e incluso a otras salas que atiendan personas con Alzheimer)”.
Plantearon que esta inquietud sea hecha llegar a las comisiones mencionadas para su tratamiento y seguimiento, y que se oficie al intendente departamental, a la Dirección de Cultura de la IDP, a la Dirección del Hospital Escuela del Litoral y a todos los municipios y juntas locales del Departamento.