Manuela Rotundo: “Pensaba por favor que se fuera lejos”

Manuela Rotundo con la medalla de bronce tras la premiación mundialista.

La lluvia retrasó la premiación. La medalla de bronce de la prueba de jabalina del Mundial U20 de atletismo esperaba por Manuela Rotundo, de la que el día anterior se había adueñado.
“Quedé en shock. No me lo esperaba. Pasar de la sexta posición a la tercera fue excepcional. ¡Y en el último lanzamiento!”, dijo la sanducera desde Cali a EL TELEGRAFO mientras esperaba que la lluvia diera una tregua para que se desarrollara la ceremonia de entrega de premios.
Todo se dio redondo. Tras los primeros tres lanzamientos de la definición, pudo clasificar para tirar los tres últimos e intentar un lugar en el podio. Y fue en el último en el que marcó la diferencia: 55,11 metros.

“Se dio todo. Casi siempre quedás muy cansada después de tantos lanzamientos. Así que esta vez fue todo a cabeza”, confesó como para dejar en claro que, como toda uruguaya, la garra charrúa fue clave para alcanzar el histórico objetivo.
Es que, la realidad fue así. “Me dije que en el último lanzamiento tenía que darlo todo porque me perdía la medalla, aunque en realidad no es algo que íbamos a buscar”, repasó.
“Pero se dio todo así, porque en las competencias en las que he hecho buenas marcas y alcanzado récords siempre fue en los primeros lanzamientos, en el primero o el segundo, y ya en los últimos siempre tiro por debajo. Por eso me dije en ese momento que me la tenía que jugar”.

La atleta se mostró más que conforme con el hecho de que “fuimos de menos a más. Primero el objetivo era pasar a la final, que era en realidad con el que llegamos a Cali. En la final era quedar entre las ocho, y estuve más o menos, pero con la tranquilidad de que nos quedaban tes lanzamientos más. Y por suerte pude manejar la competencia”.
Igual, no hubo presión pese a que “fue nada que ver este Mundial, la cantidad de gente que había”, aunque “donde estuve más nerviosa fueron en las semifinales, pero pasando la serie estuve más tranquila” para tirar los últimos tres lanzamientos.

“Pasa que en el último sabía que era ese lanzamiento, tenía que salir bien sí o sí. Y ahí fue cuando en realidad me metí un poco de presión a mí misma”.
Rotundo realizó su último lanzamiento y quedó con la mirada fija en la jabalina. “Pensaba por favor que se fuera lejos, que se superara los 55 metros”, sabiendo que esa marca le permitiría subirse al podio.

“Cuando terminé de lanzar, lo principal era que no fuera nulo. Me quedé mirando la pantalla esperando que pasara los 55 metros, y cuando pasó me sorprendí y pudimos festejar”, contó.
Ahora es tiempo de volver a casa y comenzar a planificar el futuro. “Todavía no caigo mucho”, reconoció en medio de la expectativa por subir al podio durante la premiación, y colgarse nada menos que una medalla de bronce, la primera que Uruguay consigue en un Mundial.

Mientras, por estos lados la Dirección de Deportes organiza la bienvenida de Manuela, que arribará el lunes al Aeropuerto de Carrasco, y que sobre la hora 12.30 espera llegar a nuestra ciudad para sumarse a la caravana que la esperará en el trébol de acceso a Paysandú, acompañada por autoridades de la Confederación Atlética del Uruguay, y de la Secretaría Nacional del Deporte, junto las departamentales y seguramente cientos de sanduceros.

¡Comenta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*