A 22 años de Sidney, así festejó Milton Wynants

Tarde gris. El velódromo comienza a mostrar su nueva cara. Al borde de la pista, Milton Wynants, cronómetro en mano, observa y orienta el entrenamiento de los chicos y jóvenes que forman parte de la escuela departamental de ciclismo.
El entrenador indica, ordena trabajo, se ríe y comparte con sus ciclistas una linda jornada de entrenamiento. Nada raro, nada extraño. Una jornada más de trabajo al frente de la escuela.

“Milton, empezaron a caer unas gotas”, dijo uno de los pedalistas. Pero nada impidió que se siguiera trabajando pese a los nubarrones y la amenaza de mal tiempo. Ni los ciclistas, ni los obreros que trabajan en la remodelación del velódromo municipal.
Fue el martes. Martes 20. El mismo día que se cumplían 22 años de aquella inolvidable jornada en la que Wynants consiguió la medalla de plata en a prueba por puntos de los Juegos Olímpicos de Sidney 2000. El ídolo festejó entrenando y formando futuros competidores los que, justo es decirlo, la noche previa organizaron un festejo para celebrar el recuerdo.

“Acá… estoy preparando esta cuarteta para ver si hacernos una exhibición. No es una prueba que se corra en Uruguay, pero está buenísima y es vistosa”, dijo mientras observaba con detenimiento el cronómetro, y señalaba a sus dirigidos cuántas vueltas faltaban.
El intendente Nicolás Olivera llegó juego junto al secretario general de la Intendencia, Fermín Farinha, para saludar a Milton por esos 22 años de plata. El director de Deportes, Guillermo Arias, estuvo un rato antes observando con detenimiento las obras que se vienen desarrollando en el velódromo, y felicitar al olímpico.

Y después de las cámaras, de mostrar nuevamente la medalla olímpica que minutos después guardaría otra vez en el bolsillo del pantalón, otra vez al trabajo. Cargar las bicicletas en la camioneta, organizar con sus ciclistas el próximo movimiento, y pensar cuál será el próximo paso en su afán de reflotar definitivamente al ciclismo sanducero.
Así, enseñando, Wynants festejó el 22º aniversario de la obtención de la medalla de plata en los Juegos de Sidney 2000, la última presea olímpica del deporte celeste.

Sus mejores anécdotas

Pasaron 22 años pero Milton Wynants tiene en su corazón vivencias inolvidables más allá del hecho en sí de haber sido medallista olímpico de plata en los Juegos de Sidney 2000. Es que las anécdotas son miles. Y van desde la previa, desde cuando a poco tiempo de disputarse los Juegos rompió su bicicleta y tuvo que hacer malabares para comprar otra, hasta el momento en el que dejó de pedalear convencido de que había sido medalla de bronce. Pero lógicamente hay más, pero eligió y contó tres de las anécdotas que lo marcaron antes, durante y después de Sidney 2000. Mirá el QR.

¡Comenta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*