Intendencia homenajeó al cónsul argentino Nicolás Domingo, “un sanducero más”

“Uno da mucho de sí porque es nuestro trabajo, y siempre uno trata de dar lo mejor de cada uno”, dijo el cónsul de Argentina Nicolás Domingo, quien el próximo lunes abandonará su cargo, el que pasará a ser ocupado por María Florencia Viyella. “Los desafíos frente al Consulado han sido innumerables, las alegrías y los sinsabores, dado que nos tocó vivir etapas complejas” agregó, recordando la pandemia de COVID-19 como una de estas etapas complejas.

El cónsul de Argentina fue recibido en la víspera por el intendente departamental Nicolás Olivera, junto a parte de su equipo de gobierno, para darle una despedida oficial. En la sala José Acquistapace del Palacio Municipal, el intendente dijo que “desde el punto de vista profesional ha sido un cónsul que dejó bien en alto a su país, dejó bien en alto su vocación de servicio, un gran compañero”. Estaban presentes además el jefe de Policía, comisario general (r) Eduar Álvez, el prefecto de Puerto, teniente de Navio (CP) Luis Zinno, entre otras autoridades.

“Lo que diferencia a un buen funcionario público de otro es su vocación de servicio, y Nicolás Domingo se ha entregado, logró mimetizarse con el ambiente, es un sanducero más”, resaltó Olivera. Destacó la labor del cónsul durante estos cinco años durante los cuales desarrolló su misión consular. “No siempre tenemos una respuesta a todo, no siempre damos la mejor noticia a la gente, pero lo que hace la diferencia es estar. Cada vez que tocamos el timbre o lo llamamos, Domingo siempre estuvo durante los cinco años”, subrayó Olivera.

“UNO MÁS DE NOSOTROS”

“Nicolás Domingo ha sido uno más de nosotros, siempre ha estado, y no solamente en las protocolares, sino que siempre atiende el teléfono, busca una solución, se preocupa, y generó cariño en la gente que lo conocemos”, subrayó olivera quien resaltó que “ha sido una persona excepcional con nosotros”.

Recordó que el cónsul “atravesó dos períodos de gobierno departamental y estoy convencido –porque lo hemos conversado con quienes estuvieron en la Administración anterior– que tuvo el mismo trato, la misma vocación de servicio para los que estuvieron antes y los que estamos ahora; y eso habla de la calidad de persona”.

“Has ganado muchos amigos y espero que nos tengas a los sanduceros dentro de tus afectos; acá siempre va a ser tu casa”, concluyó el intendente de Paysandú.

“ME SIENTO UN POCO SANDUCERO”

“Estoy gratificado, honrado con las palabras de Nicolás (Olivera) y con lo que sucedió en la Junta Departamental”, destacó Nicolás Domingo. “Nuestro trabajo es el visible, somos los que ponemos la cara, pero el trabajo que realizamos está sustentado en la labor que realizan mis compañeros, los funcionarios del Consulado Argentino que son en definitiva quienes dan vida y llevan adelante toda la labor consular”, aseguró.

“Nada de lo que hemos podido hacer, con mayor o menor suceso, con resultados mejores o peores, hubiesen sido sin la apertura y la extraordinaria predisposición que han tenido las autoridades aquí presentes, y la comunidad sanducera que ha sido extremadamente generosa”, subrayó el diplomático argentino. “Una parte de mi vida está acá, Paysandú es parte de mi vida, de mi corazón, me siento un poco sanducero”, concluyó.

El intendente de Paysandú le obsequió una Bandera de Paysandú y una pieza de cerámica que representa la Defensa de Paysandú.