Otro perro con leishmaniasis fue detectado en zona sureste de la ciudad; no hay vector

Un segundo perro dio positivo como portador de leishmaniasis en la zona sureste de la ciudad de Paysandú y, al igual que en el primer caso, se trata de un can que fue traído desde Salto. Se han extendido las tareas comprendidas en el protocolo de trabajo correspondiente por el Centro Coordinador de Emergencias Departamental (Cecoed), que promovió en la víspera una reunión con vecinos de la zona para que adopten medidas preventivas. En esta convocatoria se hicieron presentes integrantes del comité, que preside interinamente la subdirectora Lic. Olga Rodríguez, así como el director departamental de Salud, Lic. Juan Gorosterrazú y personal de la citada dependencia.
Explicaron que en este caso el perro no pertenece a un hogar del Barrio IC 19, como el primero, pero sí que fue detectado durante la tarea desarrollada en las nueve manzanas linderas. El primer animal ya ha sido sacrificado, pero no así el segundo, que se encuentra a disposición de la Comisión de Zoonosis, en tanto no se ha detectado en Paysandú el insecto transmisor de la enfermedad al hombre.
El protocolo de trabajo establecido para estos casos contempla un sangrado de todos los perros que habiten en la manzana circundante, así como en las manzanas linderas, con colocación de trampas para la detección del flebótomo, que es el agente transmisor de la enfermedad.
Rodríguez señaló que el diagnóstico se confirmó en la noche del martes, y dijo que “como localidad nos pone a todos en alerta, porque es una enfermedad que está siendo recurrente y si bien hasta ahora hemos tenido la enfermedad en animales, sabemos que el vector que la transmite está en franca dispersión y la llegada al departamento y concretamente a la ciudad puede darse en cualquier momento”.
“Por lo tanto convocamos a todos los vecinos a hacerse eco de esta problemática, asumir la responsabilidad y adoptar todas aquellas medidas que hacen al control, desde la tenencia responsable de los animales, con todos los cuidados que ello implica, el cuidado de los fondos y los predios de la casa, evitar la acumulación de materia orgánica, de residuos, de lugares donde haya humedad, donde puede proliferar el vector”, apuntó.
TRAÍDOS
A su vez Gorosterrazú expresó que “anoche nos informaron que tenemos un nuevo caso. Los dos perros fueron traídos de Salto, por lo que no son perros autóctonos, y hemos hecho una vigilancia activa del vector ya desde 2015, así como de perros. En sí este nuevo caso se ha dado cuando ya veníamos con un plan de trabajo de acuerdo al protocolo de acción establecido para estas circunstancias y haciendo intervenciones en la manzana donde está el caso y en las nueve circundantes para abordar los mejores escenarios, colocar trampas, la búsqueda activa de canes, y ahora lo extendimos porque son unas cuatro o cinco manzanas de la zona sureste de Paysandú. Se hace una búsqueda activa con integrantes de la cooperativa social Coseden del Ministerio de Salud Pública, con integrantes del Comité de Emergencia, en forma coordinada”.
Hizo hincapié en que las acciones subsiguientes se dirigen a evitar que se genere un foco de contagio, a la vez de ponerse énfasis en que no se traigan perros desde el vecino departamento, pero que tampoco se lleven hacia allá perros desde Paysandú.
“En Paysandú no tenemos por ahora el vector; la semana anterior hicimos la búsqueda activa, esta semana recibimos los resultados y todos han sido negativos, por lo que tenemos que preocuparnos por evitar el trasiego de animales desde y hacia Salto”, subrayó el director departamental de Salud. Precisó que es recomendable el uso de medidas de protección para el animal, como el collar que se utiliza para leishmaniasis, “pero la mayor responsabilidad es tener los predios en buenas condiciones y la tenencia responsable de los animales”.
Acotó que la Dirección Departamental de Salud trabaja en la colocación de trampas, como se hizo en su momento en Chapicuy, en las termas, en Quebracho, en la ciudad de Paysandú y hasta el momento no hay presencia del vector. “Por eso es importante que no se traigan de perros de Salto, que son los que ya vienen con la enfermedad”, consideró.

PROCESO DE CONTAGIO
La leishmaniasis es una zoonosis (enfermedad transmitida a los seres humanos por animales) causada por un protozoario del género Leishmania que utiliza como vector a la mosca de la arena (el jején Lutzomia longipalpis). Esta enfermedad afecta tanto a perros como a seres humanos, siendo los perros el reservorio principal del parásito, pero su transmisión al ser humano la hace el flebótomo. Si bien hay tres tipos de leishmaniasis (visceral, cutánea y mucocutánea), la primera (LV) es la forma más grave de la enfermedad.
El contagio al ser humano se produce por la picadura del jején infectado con el parásito. Para que el mosquito se infecte ha de picar previamente a un hospedador enfermo.