Demanda por lana del exterior muy reducida y bajos valores no generan negocios internos

Mientras continúan las esquilas preparto, los negocios por lana no aparecen.

La situación del mercado local de lanas no ha variado. “La demanda que viene del exterior es muy reducida y los precios que se mencionan hacen difícil que se puedan concretar negocios”, señaló José Luis Trifoglio, presidente de la Unión de Consignatarios y Rematadores de Lana, agregando que el sector productor, “en general no tiene apuro en vender y no asimila aún el cambio en los valores que el mercado internacional registró en los últimos meses, decidiendo esperar, en algunos casos sumando la nueva cosecha a la del año pasado que aún no ha vendido”.
A nivel del mercado interno uruguayo no se han registrado operativas en la última semana, de acuerdo con operadores e integrantes de la industria consultados. Tampoco la Unión de Consignatarios y Rematadores de Lana del Uruguay y el Secretariado Uruguayo de la Lana han emitido referencias de valores.
Por su parte, Faxlana sostiene que en los escritorios rurales crece el nivel de consulta por parte de los productores para intentar tener referencias de negocios, sin embargo, la baja operativa a nivel internacional mantiene a la demanda retraída y los valores que se mencionan se encuentran muy lejos de las expectativas que tienen los productores, que aún sostienen en la memoria los valores de comienzos de la zafra pasada.
Al igual que en semanas anteriores, quienes tienen espacio en los galpones de la estancia comienzan a esquilar y esperar una recuperación del mercado, mientras otros productores han decidido enviar sus lanas a galpones de consignatarios y hacia alguna industria para hacer lugar para la lana preparto.
Debido a varias consultas por parte de productores remitentes a Central Lanera Uruguaya (CLU), por la falta de liquidación de la zafra anterior, se mencionó por parte de integrantes de la cooperativa, que aún el nivel de venta al exterior es inferior a años anteriores, se estima cerca del 50%, y la actualidad del mercado internacional aún no permite la realización de dicha liquidación a valores que permitan reflejar todo el potencial de dichas lanas.
Desde CLU se remarca la importancia de tener un mayor porcentaje de lanas comercializadas para realizar la liquidación, teniendo en cuenta que los adelantos formalizados a comienzo de la zafra 2019-2020 fueron presupuestados con valores superiores a los actuales, por lo que el promedio podría terminar siendo igual o inferior para algunos micronajes en este momento.

EXTERIOR

En el mercado lanero australiano se desarrollaron las últimas ventas previas al tradicional receso invernal y ante el interés comercial de varios sectores de la demanda, los precios en general se tonificaron, registrándose un buen porcentaje de venta.
La ausencia de subastas durante tres semanas, provocó que varios exportadores compitieran por los fardos que se ofertaban y los productores se mostraron conformes con los niveles de precios. El Indicador de Mercado del Este subió 15 centavos de dólar americano (1,9%), respecto al cierre de la semana pasada y se ubicó en U$S 7,87 por kilo base limpia, el mayor valor desde mediados del mes pasado.
La mayoría de las categorías de lana para peinar acompañaron la tendencia del Indicador y registraron aumentos entre 0,3% (30 micras) y 6,7% (26 micras). El volumen importante de lanas de 18,5 y 19 micras que se ofreció presionó los precios levemente a la baja, reduciendo sus cotizaciones 0,1% y 0,6% respectivamente.
El precio máximo de esta semana, lo alcanzó un fardo de lana de 14,2 micras de diámetro promedio, 67 mm de largo de mecha, 73,5% de rinde al peinado y 32 N/Ktex de resistencia a la tracción, que se pagó U$S 12,57 por kilo base sucia. La oferta semanal fue importante y totalizó 35.260 fardos.
En un marco de buena competencia comercial, la demanda adquirió el 93,8%. Los próximos remates se realizarán durante la semana que se inicia el 3 de agosto. El final positivo del mercado esta semana, podría ayudar a promover alguna actividad comercial durante el receso, y para algunos analistas, mantener la base en este nivel será un desafío en los próximos 3 meses, a medida que la oferta aumente en todo el hemisferio sur, no obstante, las perspectivas podrían ser un poco más optimistas, una vez que lleguemos al último trimestre del año.

MIRANDO A LA COMPETENCIA

En su publicación semanal, el Consejo Nacional de Consignatarios de lana de Australia, a través de su Director Ejecutivo, Chris Wilcox, informó que los precios de la lana cayeron más en el último año que los precios de las otras fibras textiles. Una de las consecuencias de este mayor descenso es que la relación entre el precio de la lana y el algodón y los sintéticos ha retrocedido bruscamente en los últimos 3 meses.
La caída es particularmente marcada en comparación con los precios del algodón, ubicándola por debajo del nivel promedio registrado entre los años 2010 y 2019 y está en el nivel más bajo desde junio de 2014. Sin embargo, está muy por encima de los niveles promedio registrados en las dos décadas anteriores al 2010. La disminución en la relación de precios de la lana en comparación con las principales fibras sintéticas utilizadas en prendas de vestir (acrílico y poliéster) no ha sido tan pronunciada.
Además, con los precios de la fibra sintética cayendo más en junio que los precios de la lana, la relación aumentó un poco en ese mes y está por encima del promedio de la década 2010-2019, además de estarlo de los niveles promedio observados en las dos décadas anteriores.
Esta disminución en la relación de precios significa que la competitividad de la lana ha mejorado, lo que podría ayudar a mantener los precios a través de una mayor demanda de los diferentes eslabones de la cadena textil lanera.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*