Olivera ordenó investigación administrativa por compra de la lancha Pájaros Pintados III

La lancha Pájaros Pintados III sólo navegó una vez, cuando vino desde Salto al Yacht Club Paysandú, donde permanece a la espera de una resolución sobre su futuro.

El intendente Nicolás Olivera ordenó una investigación administrativa en torno a la compra de la lancha Pájaros Pintados III, a raíz de planteamientos efectuados desde el Ministerio de Turismo. La lancha, que fuera adquirida con aportes económicos del ministerio, se encuentra sobre caballetes en el predio del Yacht Club Paysandú en base a un acuerdo anterior a la presente administración con la mencionada institución.
La embarcación fue adquirida a la Empresa Mainter S.A. en la suma de $1.557.655 y el negoció se concretó en 2016.
La secretaría de Estado solicitó información sobre el negocio y las razones por las que no se encuentra operativa en setiembre del año pasado. Ante la ausencia de una respuesta, el ministerio replanteó el tema y el intendente Nicolás Olivera ordenó una investigación administrativa donde se indagará sobre eventuales irregularidades.
Consultado el director de Turismo de la Intendencia, José María Galván, señaló a EL TELEGRAFO que “en la primera semana de gobierno me llegó un pedido de información desde el Ministerio de Turismo, donde reenviaba una serie de pedidos anteriores. El ministerio nos decía que no tuvo respuestas”.
Según Galván, “la Dirección de Turismo lo elevó a la secretaría general y desde allí junto al intendente, se derivó en una auditoría para dar respuesta a las preguntas que hacía el ministerio sobre la lancha”.
Explicó que “la realidad es que de los primeros análisis de la información surgen algunos datos. La documentación existente da cuenta de una irregularidad importante en el certificado de matrícula de la embarcación donde figura un nombre anterior”.
En poder de la Prefectura, “se encuentra el nombre anterior de la embarcación denominado Tape Tory, donde figura su año de construcción en 2005. Por lo tanto, ante la pregunta concreta y directa del ministerio sobre si la lancha era nueva o usada, de la propia documentación entregada por el gobierno anterior, surge que es usada. Hasta ahí podemos confirmar los detalles”.
Preguntado sobre el estado de la lancha y su casco, Galván precisó que “eso derivará de otros peritajes. Se pidieron tres y ese tipo de información prefiero que la aborden los que saben, porque se pidió un peritaje del casco. El estado de la construcción se reflejará en peritajes. Pero la primera pregunta era si la lancha era nueva o usada y eso surge de la propia documentación”. Incluso el jerarca municipal recordó que “también está la copia de la licitación y dice que la embarcación tenía que ser nueva. Nunca navegó y de allí surgirá un análisis más profundo, pero la irregularidad surge a partir de la primera pregunta”. Cabe señalar que en realidad llegó navegando desde Salto, donde fue construida, aunque nunca más volvió a hacerlo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*