El 34% de los niños estudiados sufren de “malnutrición por exceso”, según el PAE

El Programa de Alimentación Escolar (PAE) realizó una evaluación en base a la información relevada sobre el funcionamiento del servicio de alimentación escolar. El trabajo se llevó a cabo en dos grandes dimensiones: por un lado se estudió la calidad del servicio a partir de los componentes de calidad del menú, y por otro se estudiaron diferentes aspectos que hacen al nivel de satisfacción con el servicio de alimentación escolar por parte de los directores de las escuelas, los niños y sus familias.

La evaluación realizada desde el punto de vista nutricional, mide indicadores de la ingesta y de la salud de los niños en relación a la nutrición. Con esto se busca identificar la presencia, naturaleza y extensión de situaciones nutricionales alteradas, que pueden variar desde la deficiencia al exceso. Se realizan mediante indicadores clínicos, dietéticos, exploraciones de la composición corporal y exámenes de laboratorio que identifican las características que en los seres humanos se asocian con problemas nutricionales. En particular, para este estudio se llevó a cabo un relevamiento antropométrico, que incluyó la medición del peso, talla y circunferencia de cintura. Según el estudio, el 34 por ciento de los niños estudiados en las edades de nivel 4 de inicial (4 y 5 años de edad), 2° (7 y 8 años mayoritariamente) y 5° (10 y 11 años mayoritariamente), sufren de malnutrición por exceso. Vale aclarar que la “malnutrición por exceso” es una definición que surge de llevar una dieta desequilibrada en donde existe una falta de nutrientes o cuando la ingesta de alimentos se da en la proporción errónea.

Por su parte, las prevalencias del retraso de crecimiento por la emaciación (bajo peso patológico) son muy bajas, con valores que van por debajo de lo esperado en una curva normal. Al considerar diferencias de prevalencia de acuerdo a las edades de los niños se debe tener en cuenta el punto de corte para definir las categorías de sobrepeso y obesidad, que varía dependiendo de la edad.

El 74,5% de los niños menores de 5 años y el 58,3% de los niños mayores de 5 años tienen un índice de masa corporal (IMC) adecuado para su edad. Entre los niños mayores de 5 años, 4 de cada 10 (39,4%) tiene sobrepeso (22%) u obesidad (17,4%), mientras que entre los menores de 5 años se observa una prevalencia de 10,2%. En tanto que en este último grupo existe casi un 15% que está en situación de riesgo de sobrepeso, es decir, la malnutrición por exceso se identifica en el 24,5%.

Conformidad con el menú

En lo que refiere al menú brindado en las escuelas, el 97,7% dijo que el menú que se sirve es “adecuado”. Asimismo, casi la totalidad de los comedores se adecuó a la normativa y/o criterios establecidos por el PAE en cuanto al menú que se ofrece.
En lo que refiere a la presentación del plato y la temperatura de consumo, cerca del 50% señaló que es adecuado, en tanto el tamaño de la porción servida fue lo que presentó menor grado de adecuación de los comedores. “Los operadores manifiestan que prefieren servir varias veces porciones pequeñas a que aumente el desperdicio por servir las porciones sugeridas”, señala el informe.Con respecto a la calidad en lo que hace a la planificación del menú, un 60% aproximadamente de las escuelas cumplieron con la inclusión de forma frecuente de los alimentos que son recomendados por el PAE, tanto en el almuerzo como en el desayuno y la merienda.

Gran aprobación

El 89% de los niños de 5º año encuestados que asisten al comedor escolar con regularidad, dicen sentirse a gusto con el comedor escolar. El 75,4% confiesa que termina toda la comida que le sirven, en tanto que un 32% señala que generalmente repite el plato.
“Tanto en la encuesta como en la observación al desagregar los datos por modalidad se observa que en aquellas escuelas donde el servicio es tradicional existe una mayor proporción de niños que terminan toda la comida”, señala el informe del PAE. Asimismo, agrega que las diferencias se pueden explicar “por el hecho de que no todos los servicios se adaptan del mismo modo al tamaño de las porciones. El estudio constató que los comedores con modalidad tradicional son los que menos se adaptan a los requerimientos del PAE en cuanto al tamaño de las porciones: el 75,7 % de estos comedores sirvieron platos con un peso por debajo de lo ideal”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*