Mañana se retomaría la cosecha de soja con el grano en máximo valor de los últimos 12 años

Las lluvias de este sábado pararon la cosecha de soja en chacras de la región, aguardándose que desde este lunes se pueda ingresar nuevamente, dependiendo de la humedad, ya que buen porcentaje del área está quedando pronto para levantar. La noticia de las últimas jornadas fue que en los contratos a julio, que son los que se toman como referencia en Uruguay, la soja cerró en U$S 557 por tonelada, el máximo valor alcanzado en los últimos 12 años.

De acuerdo a lo manifestado a EL TELEGRAFO por el ingeniero agrónomo Luis Simean, gerente de Copagran Paysandú, hasta el momento “es muy poca el área levantada de soja por la cooperativa en la región (menos del 5% del área), debido a que los cultivos aún no están prontos, estimándose que se inicie a mayor ritmo a partir de la última semana de abril”.

Mientras los rendimientos de las primeras chacras terminadas oscilan entre 2.400 y 2.500 kilos por hectárea, el profesional sanducero señaló que “las plantas están verdes todavía y hasta el lunes o martes la mayoría no arrancan”, entendiendo que “se van a concentrar todo en muy pocos días, y se va a juntar el Norte con el Sur”.

Las precipitaciones registradas entre la noche del viernes y madrugada del sábado oscilaron entre 12 milímetros (al norte del departamento), a máximos de 30 milímetros, siendo determinante para parar la trilla.

Incertidumbre

Existe incertidumbre respecto de los rendimientos finales, debido a la gran variabilidad en volumen y distribución de las lluvias entre zonas a lo largo de todo el ciclo del cultivo. Es decir, se esperan grandes diferencias en los rendimientos en un mismo departamento, sostiene en su informe de situación el Instituto Plan Agropecuario.

En términos generales, se esperan rendimientos aceptables en Paysandú y en varias zonas de Río Negro. Por otro lado, en la Colonia Tomás Berreta (Río Negro), las precipitaciones fueron casi nulas en el verano, lo que tuvo como efecto que muchas plantas murieran, por lo que varios productores las hicieron pastorear por el ganado.

Respecto a los cultivos de girasol, si bien la participación en el área total de cultivos de verano es muy escasa, se alcanzaron rendimientos y valores muy buenos, que derivaron en márgenes muy interesantes, para aquellos productores que incursionaron en esta oleaginosa.

Precio

La principal oleaginosa del país sigue su tendencia al alza y podrían registrarse mayores subas, debido principalmente a las bajas existencias de Estados Unidos y la imposibilidad de sembrar la próxima cosecha.

El <i>broker</i> Fernando Villamil sostuvo a El País que “las actuales existencias de soja en Estados Unidos serán las iniciales para el ciclo 2021-22. Seguirán siendo bajas y eso genera más presión en la futura cosecha que se está sembrando”.

Otro factor alcista, según el análisis de Villamil, es que Estados Unidos está con temperaturas muy frías que demoran la siembra de soja. “Eso genera temor en el mercado de concentrar la intención de siembra de la oleaginosa y cuestiona la recomposición de los stocks”, dijo. En el contexto mundial también hay fundamentos muy fuertes que favorecen la suba de precios que se viene dando en Chicago.

El principal argumento “es la baja existencia de aceites vegetales” y dentro de este rubro el principal es el aceite de palma, que no tiene posibilidades de recomponer stocks en los principales productores. “Esta situación le brinda un soporte muy importante al aceite de soja”, analizó Villamil.

Desde la óptica del entrevistado, con este panorama, los precios de la soja “se pueden mantener altos si se sigue complicando la posibilidad de sembrar el cultivo en Estados Unidos”.

Arroz

El área sembrada de arroz en Salto y Artigas es de aproximadamente 32.000 ha, 15% menos de lo previsto debido a falta de agua en represas. A la fecha, la cosecha está finalizando, habiendo levantado el arroz en más de 90% del área sembrada. Se vive una zafra de alta producción, determinado por buen clima (temperatura, radiación) y buenas prácticas, ya que el tiempo permitió que un porcentaje alto de la siembra se lograra de buena manera en los meses de setiembre y octubre.

Los rendimientos se estiman entre 9.000 a 9.500 kilos por hectárea. Las reservas de agua actuales están en cero y será necesario un régimen de lluvias normal para permitir su reposición antes de la próxima zafra de siembra. La expectativa de precios es buena, habiéndose comercializado el 20% a precios en alza como consecuencia de la demanda.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*