Salto debió ampliar un cementerio, en mayo murieron 100 personas por COVID-19

El Intendente de Salto pidió que ANEP suspenda la presencialidad en las escuelas.

La ciudad de Salto tiene dos cementerios públicos, el Central y el de barrio Artigas, ubicado a unos 5 kilómetros al Este de la capital departamental, pero dentro de la zona urbana.
El cementerio Central no tiene espacio para depositar cuerpos en tierra, por lo que esos casos deben cumplirse en barrio Artigas. Debido a un viejo decreto departamental, los fallecidos por COVID-19 deben ir a fosas en tierra.
“En los últimos tres años, desde 2018 a 2020, el promedio de personas fallecidas mensualmente en Salto fue de 86”, comenzó señalando a EL TELEGRAFO el intendente de Salto, Andrés Lima.

Detalló que “fueron 89 en 2018, 90 en 2019 y 81 fallecidos en 2020. Pero en los primeros cinco meses de 2021 el promedio fue de 110 personas, y en los dos últimos meses, abril con 119 y mayo con 185, hubo un aumento importante en el número de fallecimientos, sobre todo en el mes de mayo, donde de los 185 fallecimientos que se registraron, 100 de ellos corresponden a personas que tenían COVID-19, por lo que el coronavirus fue la primera causa de muerte en el departamento”.

Agregó que “los fallecidos por COVID-19 representan más que el resto de los fallecidos en el departamento de Salto por otras enfermedades y siniestros de tránsito. Y en los primeros seis días de este mes de junio, tenemos más de 40 fallecidos por COVID-19, y esta situación tan excepcional es la que motivó que en el cementerio de Barrio Artigas tuviéramos que realizar algunas obras porque, para hablar claro, el cementerio quedó chico”.

Una legislación de más de cien años

Explicó que “la legislación departamental dispone que los fallecimientos a causa de enfermedades infectocontagiosas deben ir a tierra, por eso todos los fallecidos por COVID-19 van al cementerio de barrio Artigas, que ahora quedó chico”. Detalló que “tuvimos que negociar rápidamente con el propietario de un predio lindero al cementerio para que pase a la Intendencia, y allí se va a ampliar la necrópolis, donde estamos construyendo nichos y casilleros porque quedaban únicamente 45 fosas, lo que es casi nada, porque hablamos que diariamente están falleciendo cuatro, cinco o a veces más salteños, y por eso la urgencia de las obras y ampliaciones que se están haciendo en ese cementerio”.
No obstante, adelantó que “esta misma semana va a la Junta Departamental un proyecto de decreto que modifica la legislación, ya que hoy los cuerpos de quienes fallecen por COVID-19 deben ir a tierra. Con el nuevo decreto que estamos impulsando, se le va a dar la posibilidad a la familia de la persona fallecida, que decida si el cuerpo va a tierra, a un panteón, a un nicho o va al crematorio, y de esta manera cambiar una legislación que tiene más de cien años en el departamento de Salto”.

Teme más contagios por movilidad

Lima recordó que “el lunes empezaron las clases de primero, segundo y tercer año de escuela en el departamento, estamos hablando de varios miles de niños acompañados cada uno por un mayor, un incremento sustancial, exponencial de la movilidad, es decir que estamos haciendo todo aquello que la comunidad científica y médica está diciendo que no debe hacerse. Estamos aumentando sensiblemente la movilidad en Salto, y las consecuencias ya las sabemos, al aumentar la movilidad van a aumentar los casos, las camas de CTI, los fallecimientos, y por eso no estamos de acuerdo con la decisión de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), si bien la respetamos como corresponde en un estado de derecho y en un sistema democrático, pero al mismo tiempo queremos dar a conocer nuestra visión sobre el tema”.

Recordó que “el Consejo Directivo Central (Codicen) de la enseñanza, decidió el miércoles pasado el reinicio de clases en Salto, Canelones y Montevideo a partir del lunes 7, el jueves lo comunicaron y el viernes presentamos oficialmente como Intendencia de Salto un planteo escrito, donde le pedimos a la ANEP que revea la decisión y que suspenda la presencialidad. Al mismo tiempo, la Asociación Magisterial de Salto está informando que algunas de las escuelas ‘Aprender’, que ya estaban funcionando en el departamento y donde se había autorizado la presencialidad, tuvieron que cerrar y suspender las clases por los contagios, y lo mismo pasó con algunas escuelas rurales, con un CAIF y un jardín, así que la situación está complicada, difícil”.

Vacunación va bien

Señaló que “lo único que viene caminando bien es la vacunación. Hoy estamos con el 51% de la población de Salto vacunada con la primera dosis, y fue positivo para mejorar ese porcentaje el sistema ‘pueblo a pueblo’ y el ‘barrio a barrio’, que es un vacunatorio móvil que va por los barrios con agenda abierta, vacunando a todo aquel que se anota”.

¡Comenta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*