La Libertadores parece será otra cosa

La apuesta está en la final de la Libertadores a jugarse el sábado entre Flamengo y Palmeiras. Hasta el momento, la realidad es que la disputa de las otras dos finales continentales, es decir la de la Sudamericana y la de la Libertadores Femenina, no ha logrado reunir la atención del público capitalino.
Es un hecho que las entradas, que tuvieron precios elevadísimos (para la Sudamericana la entrada a la Olímpica del Centenario costó 200 dólares), fueron aspecto clave.

Tanto es así, que para los brasileños también los precios fueron de ópera. A tal punto que el Bragantino, que perdió 1 a 0 ante Paranaense la final de la Sudamericana, solo colocó 400 boletos para el partido.

Más allá de eso, que es resorte de la Conmebol, en Uruguay se hizo un balance positivo. “Conmebol fijó precios altos para filtrar ingresos no deseados, pero en lo que tiene que ver a nuestra área, es decir Interior, Defensa y demás, se funcionó de muy buena manera”, se dijo a EL TELEGRAFO desde la organización local.
Ya pensando en la final de la Libertadores, se espera otro movimiento. A partir de hoy se espera un sensible incremento de arribos en el Aeropuerto de Carrasco. Para hoy está prevista la llegada de 1.600 personas, mañana de 3.000, el viernes de 6.780 y el sábado de 4.569.

Y en cuanto al número de vuelos, llegarán desde Brasil 24 en la presente jornada, 40 el jueves, 74 el viernes y 66 el sábado.
Además, se espera que lleguen siete aviones privados el viernes y nueve el sábado, solo en Carrasco.

¡Comenta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*