Entregaron las primeras dos viviendas usadas, adquiridas dentro del Plan Avanzar

En Paysandú se entregaron las dos primeras viviendas usadas, adquiridas dentro del Plan Avanzar, en el marco del Plan Nacional de Relocalización Dirección Nacional de Integración Social y Urbana (Dinisu). La firma de los compromisos se realizaron en la sede de la Agencia Nacional de Vivienda, con la presencia del intendente Nicolás Olivera y de la directora de Dinisu, Florencia Arbeleche, entre otras autoridades.
“Es un día importante porque estamos otorgando las primeras viviendas que están dentro del Plan Nacional de Relocalización de la Dinisu”, indicó la encargada de la Unidad de Vivienda, Vanesa Rey. Las dos familias beneficiadas vivían junto al Sacra, en avenida Alemania entre Independencia y Montevideo, conocida como Park Way.
Las familias, tras cumplir con varios requisitos, entre ellos tener empleo formal, podían acceder a un terreno en donde posteriormente construir la vivienda, previa realización de un proyecto ejecutivo; o proceder a la compra de una vivienda usada de hasta 55.000 dólares, dentro de la trama urbana. Fue esta la opción seleccionada.

“Son las dos primeras del Plan Avanzar a nivel país y obviamente de Paysandú, y no es un dato menor porque son familias que viven dentro del asentamiento Park Way Sacra, que están sufriendo la creciente. Incluso una de las familias no está en su casa porque tiene el agua adentro”, destacó Rey.
Asimismo, indicó que el Plan Avanzar se encuentra en plena ejecución con las obras que ya se iniciaron en el Barrio Antena 35, en tanto que este diciembre comenzarán las obras en Park Way Sacra y en breve estará listo el pliego de licitación para la relocalización de las 77 familias del Bajo Curupí.
Andrea Maceratini vive en el asentamiento desde 2007, tiene dos hijos, uno de 21, que culminó una tecnicatura en ITSP y otro de 19, que estudia Derecho, en tanto ella estudia profesorado y trabaja. “Estamos muy ansiosos, fue un proceso largo que ya terminó, ya estamos prontos para la mudanza”, dijo emocionada tras la firma. “El asentamiento tiene unos cuantos años, nosotros entramos en este plan de realojo con la posibilidad de compra de vivienda que la Intendencia económicamente nos respaldó”, añadió. “Cambia en lo sociocultural, porque en el resto nuestras vidas siguen igual”, señaló.

Karen Fidel, junto a su pareja y su hijo de 8 años, integra la otra familia que resultó favorecida. “Estamos muy contentos porque nuestro terreno ahora está inundado por la creciente y esto no nos va a pasar más gracias a este plan”, resaltó. Karen vive en el asentamiento desde hace 11 años, y su pareja desde hace 24, y esta oportunidad “nos vino como anillo al dedo, es una oportunidad que no se da todos los días, y la casa propia es lo que todos soñamos”, indicó. “Nuestra calidad de vida va a mejorar muchísimo”, destacó, a la vez que indicó que “a los que están en proceso les aconsejo que sigan, que no abandonen. Esto recién empieza, es para todos en el barrio. No solamente te da calidad de vida, sino que también te da más oportunidades”, resaltó.
A fines de setiembre de 2021 el Ministerio de Vivienda firmó un convenio con la Agencia Nacional de Vivienda, por el cual destinó 36 millones de dólares para la adquisición de 654 viviendas usadas. Los beneficiarios pueden integrar cualquiera de los planes del ministerio.