Nerviosismo en Paysandú por aumento de los combustibles en Argentina

Las petroleras en Argentina aumentaron en la víspera el precio de los combustibles entre un 15% y 30%, cuando aún faltan dos días para que asuma como presidente Javier Milei. La medida causó sorpresa y nerviosismo en Paysandú, desde que en Colón la Infinia comenzó a venderse a 559 pesos argentinos el litro. Si bien a esos valores sigue siendo conveniente para el comprador uruguayo –en especial para el tránsito fronterizo, que cuenta con un descuento del 50% en el peaje de CARU–, en los grupos de WhatsApp en los que miles de sanduceros comparten la situación en el puente y comercios de Colón se pudo observar una gran actividad, en la medida que se entiende que la escalada en los combustibles en el vecino país recién comienza y su liberalización provocará otros incrementos. A esto se suma que Argentina perdió 500 millones de dólares en la venta en surtidores en la frontera, que las petroleras exigen que se corrija.
La petrolera Raízen, licenciataria de las estaciones de servicio Shell, fue la que dio el primer paso al aumentar un 15% los precios de los combustibles y luego le siguió la controlada por el Estado argentino YPF –que cuenta con la mayor porción del mercado–, que los aumentó un 25% promedio. YPF fue la última en aumentar, a las 13 horas, después de largas filas en sus estaciones, porque hasta ese momento tenía el precio más bajo.
Con este nuevo incremento, los precios de los combustibles en Argentina acumulan tres subidas desde noviembre –otras dos de un 10% cada una–, desde que venció el acuerdo del programa “Precios Justos”, acordado entre las petroleras y el gobierno durante la campaña presidencial con Sergio Massa, quien era ministro de economía y candidato oficialista. Empero, en Argentina, se espera otro aumento en estos días. El periodista Rolando Graña dijo en el informativo América TV que “probablemente el lunes el combustible aumentará nuevamente. El precio habitual ha sido históricamente igual a un dólar, por lo que con la liberación de precios podría ubicarse entre 650 y 800 pesos (argentinos) el dólar oficial, lo que significa que habrá otro aumento”. En este razonamiento se justificaría que ayer la demanda de combustible fue extraordinaria.

“SE DEBE APUNTAR A UNA FLUCTUACIÓN LIBRE”

El secretario de Energía entrante, Eduardo Rodríguez Chirillo, señaló al sitio especializado Surtidores que “se debe apuntar a una fluctuación libre, sin el control indirecto que hoy ejerce el gobierno en el mercado a través de YPF. Una vez logrado el equilibrio de precio con la paridad de exportación, se instrumentará un fondo compensador para moderar los aumentos y reducciones de precio internacional que impactarían en el precio doméstico, del tipo que existe en Perú”. Remarcó que una vez puesta en práctica esta herramienta, la adecuación del mercado será de fácil y rápida solución. “En el mientras tanto, evaluaremos la conveniencia y posibilidad normativa de regular con la carga impositiva”.

PÉRDIDA DE 500 MILLONES DE DÓLARES

El retraso crónico que sufren los valores de las naftas y el gasoil a pico de surtidor, altamente subsidiados, provocó a la República Argentina 500 millones de dólares de pérdida, por vender en las bocas de expendio que operan en las localidades fronterizas con Brasil, Paraguay, Chile y Uruguay.
Así lo aseguró el presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles del NEA (Nordeste Argentino), Faruk Jalaf, al sitio especializado surtidores, al indicar “un dato que causó impacto en el sector: ‘La Argentina perdió este año más de 500 millones de dólares por revender a pérdida combustible en estaciones de ciudades limítrofes’”. “El dirigente mesopotámico reconoció que dicho fenómeno se sintió con fuerza en la cotidianeidad de las operadoras que debían enfrentarse con el problema de la sobredemanda generada por el aluvión permanente de clientes extranjeros, que se sumaban a los consumidores locales, a pesar de las restricciones impuestas por las petroleras con los cupos de entrega”, indica el sitio de Internet. Como se sabe, las petroleras preferían vender al exterior o por mayor ante el precio extremadamente barato en el surtidor. Eso dejó “para un segundo plano a las Estaciones de Servicio, que terminaron siendo las destinatarias del producto importado para saldar la escasez a nivel minorista’”, declaró Jalaf al sitio especializado.
Si bien buscarán algunos cambios impositivos, Jalaf indicó que “solamente con una liberación genuina de los precios y que le cierren la puerta a las especulaciones, las Estaciones de Servicio podrán recuperar la normalidad para trabajar sin sobresaltos”.