Precio de la polinización en Uruguay supera los 100 millones de dólares

Las abejas melíferas no solo son recolectoras incansables de néctar y polen, sino también arquitectas fundamentales de la seguridad alimentaria en Uruguay.

Uruguay, un país con una rica biodiversidad, alberga una variada comunidad de polinizadores que desempeñan un papel esencial en la reproducción de cientos de especies vegetales. En este delicado equilibrio natural, las flores actúan como generosas anfitrionas, ofreciendo polen y néctar como recompensa a los incansables polinizadores. Mariposas y abejas encabezan la lista, siendo responsables de la polinización de la mayoría de las plantas con flores en el territorio.

Entre los polinizadores más especializados se destacan las abejas, desempeñando un papel crucial al contribuir al 80% de la polinización de las plantas con flor. Estas incansables obreras visitan una amplia variedad de flores en su búsqueda de alimento para las crías y los adultos, mostrando un comportamiento selectivo al preferir una sola especie vegetal en cada viaje de recolección. A nivel mundial, existen alrededor de 20.000 especies de abejas, siendo la Apis mellifera, originaria de Europa, la más destacada y manejable por los seres humanos.

Las abejas melíferas no solo son apreciadas por su participación activa en la polinización, sino también por su capacidad de producción de miel, polen, cera, apitoxina y propóleos. Su colonia anual, combinada con la facilidad de manejo en colmenas móviles, las convierte en aliadas indispensables para la agricultura y la apicultura en Uruguay.

En la actualidad, las abejas melíferas, especialmente la Apis mellifera, se han convertido en los principales insectos polinizadores en Uruguay. La apicultura, una actividad que florece en todo el país, cuenta con más de 600.000 colmenas manejadas por aproximadamente 2.600 productores apícolas. Este sector no solo es dominado por pequeños productores familiares (70%), sino que también contribuye significativamente a la economía del país, exportando entre el 85% y el 90% de las aproximadamente 12.000 toneladas anuales de miel producida.

La importancia de los polinizadores en la agricultura uruguaya no se limita a la apicultura; es un tema transversal que impacta diversos sectores productivos. Mientras que las abejas melíferas desempeñan un papel crucial en la polinización de muchos cultivos, investigaciones revelan que la presencia de polinizadores silvestres también contribuye significativamente al aumento de la producción.

Entre los cultivos que dependen en gran medida de la polinización entomófila, se destacan el trébol rojo, la alfalfa, los manzanos, el kiwi, entre otros. La producción de alimentos en Uruguay, desde frutas hasta hortalizas, se ve impulsada por el incansable trabajo de las abejas melíferas, que aseguran la formación de frutos y semillas esenciales para la economía agrícola del país.
La polinización, aunque a menudo pasa desapercibida, es un componente crucial en la economía agrícola de Uruguay. La concentración de flores en extensas plantaciones requiere miles de visitas de polinizadores, y las abejas melíferas, con su organización social y alto rendimiento, se han convertido en las protagonistas indiscutibles.

Investigaciones exhaustivas revelan que la producción de una variedad de cultivos, desde manzanas y peras hasta cebollas y zanahorias, depende en gran medida de la polinización entomófila. La dependencia varía, con algunos cultivos como la manzana siendo 100% dependiente de polinizadores, mientras que otros, como el tomate, presentan un 10% de dependencia.

El valor económico de la polinización entomófila en Uruguay se estima en alrededor de 115 millones de dólares, de los cuales más de 80 millones se atribuyen a la acción polinizadora de las abejas melíferas. Este cálculo, realizado en 2009, destaca la importancia económica directa de estos insectos en la producción agrícola del país.

EL DESAFÍO DE LA DEMANDA

En el complejo escenario agrícola, la cantidad de colmenas desempeña un papel fundamental. Algunos cultivos requieren una carga específica, y las abejas melíferas, con su capacidad de trabajo y organización, son la opción predilecta. Sin embargo, la demanda creciente en la producción de semillas y frutas impone un desafío logístico. Para mantener la producción frutihortícola de Uruguay, se estima que se necesitan al menos 100.000 colmenas, un número que se dispara a casi 570.842 cuando se busca mejorar la producción de semillas oleaginosas como la colza.

La colza, aunque puede formar semillas sin polinizadores, experimenta un aumento significativo en su producción con la presencia de polinizadores, principalmente abejas melíferas. Estudios a nivel mundial indican mejoras de hasta un 46%, lo que resalta el impacto positivo de estos insectos en la agricultura.

APICULTORES Y PRODUCTORES

El éxito en la agricultura sostenible depende en gran medida de la colaboración entre apicultores y productores agropecuarios. Mantener caminos apropiados para el acceso nocturno de las abejas a los cultivos, gestionar adecuadamente los productos sanitarios para no afectar a los polinizadores y establecer acuerdos formales entre productores son medidas esenciales para garantizar una convivencia armoniosa.

Además, se destaca la importancia de preservar franjas sin manejo en los bordes de los cultivos para atraer y mantener a los polinizadores silvestres. La diversidad de flora nativa también juega un papel crucial, ya que se espera que los polinizadores nativos participen en la polinización de algunos cultivos.

En resumen, las abejas melíferas no solo son recolectoras incansables de néctar y polen, sino también arquitectas fundamentales de la seguridad alimentaria en Uruguay. Su colaboración con la agricultura no solo se traduce en miel y productos apícolas, sino que su vuelo incansable contribuye a la salud y el bienestar de los cultivos que sustentan la economía del país.