Barrio IC5 “reincorporados a gestión de cobro” recibieron intimaciones de desalojos

Reunión con los vecinos del barrio IC5.

La directora de la Agencia Nacional de Vivienda (ANV), Arq. Verónica Dodera, se reunió con vecinos del Barrio IC 5, quienes fueron “reincorporados a la gestión de cobro de créditos” luego de que se encontraran morosos y excluidos de dicho trámite por diferentes razones.

La jerarca reconoció que dicha gestión “no es solo en este barrio, sino en otros lugares se comenzó el trabajo desde la ANV para que se reintegren a la gestión y para cada caso, hay una respuesta”. Los habitantes del barrio manifestaron su preocupación, en tanto recibieron intimaciones de desalojo.
“La política de la institución no es desalojar, pero si los vecinos no se presentan –tal como dice la reglamentación–, luego de una determinada cantidad de avisos y sin respuesta, se continúa con esa gestión en la que se incorporó. Según los reglamentos, pueden terminar en cuestiones judiciales y se prosigue con la rescisión administrativa de las promesas y, por tanto, la restitución del bien. Eso significa que judicialmente se hace el desalojo. Es lo último de esta gestión de cobro, en la cual la institución no debería tener interés de hacerlo porque es vivienda social y en este tipo de complejos, no ameritaría que se llegue a tal cosa”, dijo Dodera a EL TELEGRAFO.

Sin embargo, “para evitar eso, los vecinos tienen que presentarse y tener la voluntad de regularización. Esa es la situación en particular de algunos vecinos y no de la totalidad del barrio conformado por unas 50 viviendas”.

SITUACIONES DIFERENTES

Explicó que “el complejo se compone por viviendas construidas en la década de 1980 y algunos vecinos han cancelado el crédito, así como otros tienen distintas épocas de asignación de la vivienda. En algún momento se entregaron por sorteos, en otro se adjudicaron por las intendencias de la época, otras se adjudicaron por realojo y por eso, tiene el crédito saldado porque los realojos son situaciones diferentes”.

Dodera solicitó a los vecinos involucrados en la gestión de pago, que se presenten ante la oficina de la ANV “porque no hay otra institución que pueda dar respuesta a este tipo de situaciones. Estas viviendas pertenecen a un fideicomiso que se creó cuando se fundió el Banco Hipotecario. Se reestructuró, quedaron por administración de la ANV y de acuerdo a otros complejos que hay en el país –dependiendo de la situación jurídica, notarial y de ocupación– se fueron regularizando. Algunos se excluyeron de la gestión de cobro por situaciones más complejas, como por ejemplo la vulnerabilidad económica. Entonces, se aplican reglamentos particulares”.

Recordó que “los distintitos directorios declararon vulnerables a estos complejos para atenderlos en forma diferenciada. En este caso, creo que se han reincorporado algunos con regularización de su situación de ocupación y otros no. Pero, hay que sensibilizar a los vecinos a que concurran”.
Dodera adelantó que presentará el caso en el directorio. “Voy a plantear –como he hecho en otros complejos– la preocupación para que se atienda lo diferencial y no por el reglamento genérico del complejo. No se está haciendo nada irregular desde la ANV, pero de alguna manera no es lo mismo este complejo que otros, con distintas situaciones”.

Directora de la ANV, Arq. Verónica Dodera.

HAY VOLUNTAD

Los vecinos manifestaron su voluntad de pago, pero reconocieron que el monto adeudado les resulta oneroso. “Les explicaba a ellos que el mensaje llega con un monto asignado que responde a una deuda que tiene mora, multas y recargos y el monto se abulta. Es posible que se aleje mucho del valor real del bien. Lo importante es que son viviendas construidas con recursos públicos y que hoy está dando respuesta a un vecino que puede quedarse viviendo pero en situación regular”.

Dodera agregó que “estas situaciones se repiten en complejos en otros departamentos. Se declaran como vulnerables y pagando el cálculo de una determinada cantidad de unidades reajustables (UR) por dos o tres años, pasan automáticamente a no deber lo que debían y poder ser titulares. Al estar todos los créditos regularizados, genera la posibilidad de la regularización de todo el complejo jurídicamente hablando. Porque hay personas que ya saldaron la totalidad de la deuda pero al día de hoy no pueden escriturar”.

OTROS CASOS

En Montevideo “hay un complejo que tiene más de 1.000 viviendas con un reglamento específico porque había nacido con problemas jurídicos desde el Banco Hipotecario. Entonces se realizó un relevamiento de ocupación y cada situación comenzó a regularizar. Pero es una situación específica para ese complejo y ese ejemplo voy a intentar trasladar al directorio”.

En el año 2007 cuando se creó la ANV, “la morosidad que recibimos se encontraba cerca del 70% y significaba que estos complejos no tenían gestión de cobro. De a poco se fue regularizando y en Paysandú hay muchos ejemplos de convenios con la Intendencia hasta dejarlos en condiciones de escriturar. Pero en este caso, el terreno no es de la Intendencia y aparentemente el padrón era del Banco Hipotecario”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*