Lijtenstein: “por momentos no puedo creer que voy a estar en los Juegos Olímpicos”

Los olímpicos, con Moreira y Lijtenstein en primera fila, posan con la bandera uruguaya junto a las autoridades.

Una muy emotiva ceremonia se vivió en el Estadio Charrúa el martes, cuando se realizó la despedida oficial de la delegación uruguaya que representará al país en los Juegos Olímpicos de París.

En la ocasión dijeron presente el presidente Luis Lacalle Pou y el presidente del Comité Olímpico Uruguayo, Julio César Maglione, y se hizo entrega del pabellón nacional a la sanducera Dolores Moreira y a Manuel Ardao, que lo recibieron en nombre de los abanderados Emiliano Lasa y María Sara Gríppoli.
El presidente Lacalle Pou dijo que “el hecho de estar acá, vistiendo la celeste, imagino que ya los llena de orgullo”, y cerró su intervención mencionando que “llegar a la olimpiada es el sueño del pibe y para nosotros, como uruguayos, es un orgullo que nos representen”.

SANDUCERO, DE TRÉBOL Y OLÍMPICO

Guillermo Lijtenstein y sus compañeros de la selección uruguaya de rugby seven viven este sueño desde el momento mismo de la clasificación, a mediados de 2023. El sanducero dijo a EL TELEGRAFO que el plantel se encuentra muy bien y viaja al viejo continente por estas horas.

“La preparación ha sido muy buena con las ventanas de Challenger en Múnich y Madrid; tuvimos cinco semanas de preparación bastante duras. La lista ya está y creo que llegaremos de muy buena manera a París”.

El back formado en Trébol resaltó que desde que se largó todo en enero, “si bien teníamos ciertos objetivos intermedios, el objetivo principal era llegar de la mejor manera a los Juegos Olímpicos, y creo que lo planificado desde enero hasta julio salió de la mejor manera, coronando todo con el título del Challenger y la clasificación al circuito mundial de seven. Pero todo estaba pensado para que el equipo llegara ensamblado de la mejor manera a París. Al volver de Madrid tuvimos una semana de descanso y el resto del tiempo lo hemos tomado para entrenar con todo para lo que se viene”. Justamente sobre lo que se viene, Lijtenstein detalló que el plantel tendrá un Camp de entrenamientos en Tours (a 250 kilómetros de París), junto a las selecciones de Irlanda y Australia, y el 18 de julio ya estarán en la Villa Olímpica.

“Es un sueño, siempre quise vivir esto como rugbista, pero sobre todo como deportista; trato de no estar tan ansioso y por momentos no puedo creer que voy a jugar en los Juegos Olímpicos. Mi familia sabe lo que ha costado llegar hasta acá y por suerte nos van a poder acompañar en Francia” cerró. M. R.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*