Hoy inauguran la sede de Violencia Doméstica y Género en Quebracho

Con la presencia del ministro de Interior, Eduardo Bonomi, y las principales autoridades policiales, entre ellas el jefe de Policía del Departamento, comisario general (R) Luis Mendoza, se inaugurará hoy la sede de la Unidad Especializada en Violencia Doméstica y Género en Quebracho. La ciudad, que en marzo cobró mayor protagonismo al desatarse un doble homicidio y un posterior suicidio –enmarcado dentro de un caso de violencia de género–, fue elegida para continuar con el trabajo que impulsa la División Políticas de Género a cargo de la licenciada July Zabaleta.
Consultada por EL TELEGRAFO respecto a por qué se eligió Quebracho, Zabaleta indicó que responde a varias razones. “Contamos con más unidades de Violencia Doméstica en el país y nuestra idea es descentralizar. A la gente de Quebracho no le debe ser de fácil acceso venir a denunciar ese tipo de hechos a Paysandú; pero además está lo acontecido de público conocimiento, un acto horrible, donde se perdieron vidas, por una situación de violencia de género”.
“Eso también pasa en otros departamentos pero creo que la particularidad que se dio fue la división –que por lo menos salía en los medios de prensa– de posturas. Personas justificando esa violencia extrema. Al principio es frustrante porque nadie debería estar en este momento justificando la violencia pero uno en el rol que está tiene que respirar, analizar, y darse cuenta qué nos quiere decir ese hecho”, señaló.
La directora de la división indicó que, a su entender, “lo que pasó en Quebracho ocurre en muchos lugares”. “En Quebracho se le dio más visibilidad. Pero eso, fuera de las noticias que aparecen en la prensa, sucede en todos los rincones del país. Lo que tenemos que hacer, evidentemente, si hay personas defendiendo o justificando esos actos extremos de violencia, es llegar a esa población y a otras para entender que nunca una muerte puede ser justificada por ninguna conducta que haya tenido el otro”.
Y agregó: “Podemos entender que una persona esté dolida, enojada, devastada, pero tratar de ayudarle y no arengar haciendo esa grieta más grande. Por otro lado, poder diferenciar lo que es estar enojados, tristes, deprimidos con encontrar una salida en matar a alguien o matarse”.