El turismo irresponsable y crecientes son las principales amenazas para aves del Uruguay

El Varillal, un paraíso a pocos kilómetros de Paysandú --aguas arriba-- que las aves que lo habitan deben compartir con la --muchas veces perjudicial-- presencia humana.
Los polluelos de muchas de estas especies permanecen en pequeños hoyos sobre la arena, camuflados mediante su plumón de un color similar a ésta, por lo que las crecientes, cuando cubren los bancos, afectan la población de aves.

La sede de Yacht Club Paysandú fue el lugar del lanzamiento de una acción conjunta que realizarán organizaciones de las dos orillas durante el verano para proteger los sitios de nidificación compartidos entre varias especies de aves del río Uruguay.
Esta iniciativa la llevarán adelante desde los próximos días las organizaciones Amandayé Ipeguá, Gensa y Paysandú Nuestro, de nuestra ciudad, con Ceydas de la ciudad de Colón, Entre Ríos y el Club de Observación, COA, de Concepción del Uruguay.
Claudio Treboux, de Ceydas, Centro de Estudio y Defensa de las Aves Silvestres, señaló que el propósito de esta acción es crear conciencia y promover el uso responsable de los bancos de arena, “con respecto a llevar mascotas o dejar libres los sectores donde están las colonias (de aves). Hay una cartelería que se va a usar sobre el banco, aparte de los carteles fijos que están vamos a hacer carteles móviles que dicen ‘no pasar’, para delimitar la colonia”, señaló.
Este operativo se desarrollará hasta fines de marzo, “hasta que se vaya el último rayador vamos a estar haciendo presencia en los bancos”, dijo.
“Seguramente nos vamos a instalar los fines de semana, no creo que se pueda sostener todas las semanas, pero los fines de semana va el pico más alto de gente. La idea es invitar a todo el mundo a que vaya y comparta el lugar, con las colonias, para conocer la especie y conocer por qué hacemos hincapié en que hay que cuidarla”, agregó Treboux.
No obstante enfatizó en que “no decimos ‘no vayamos a los bancos’, decimos que vayan sí, pero a conocer y entender un poco la dinámica de estos individuos para que puedan conocer la especie y cómo anidan, para aprender a conservarlas, digamos. Va a haber gente que va a poder explicar”.
Del mismo modo Aníbal Noro, de COA Concepción, llamó a “utilizar el lugar responsablemente, disfrutarlo y cuidarlo. Con todo lo que contiene, con las especies, es ir y disfrutar el lugar como a nosotros nos gusta, pero cuidándolo”.
Estos cuidados, apuntó Treboux incluyen “no dejar basura, evitar hacer ruidos molestos, no poner música; no es necesario poner música en una isla, que es paradisíaca, hay que ir a disfrutar del silencio, del canto de las aves, del ruido del agua. Hay otras cosas para disfrutar en un banco de arena, no música”.

CONTEO

Ceydas en los últimos años realizó –con recursos propios– un seguimiento de la cantidad de nidos y los pichones que salen de ellos. “Los números no son buenos”, afirmó el colonense. “El año pasado fue catastrófica la creciente del río, estuvo a 9 metros, hubo mucha presión de la gente sobre los bancos, en la isla de la que estamos hablando, donde nosotros vamos a trabajar es El Varillal, que con 9 metros desaparece en su totalidad, por lo tanto tiene números negativos. Fue un año bastante atípico, con mucha gente y con una inundación terrible”, señaló.
Agregó que en la pasada temporada los nidos del banco Caraballo “no sacaron pichones por esa razón, como El Varillal estaba bajo agua. Todos los animales se desplazaron al Caraballo, que como era el único banco que estaba disponible también toda la gente fue para allá, o sea que era un impacto terrible todos los días. Fueron números negativos para la especie rayador”.
Guillermo Treboux, quien fue el encargado de realizar la presentación del trabajo que ha llevado a cabo Caydas, explicó que el año anterior también hubo circunstancias que menguaron la cantidad de ejemplares nacidos en las islas, en este caso relacionadas con la generación de energía.
“Los pichones cuando nacen están entre 3 y 4 días sin abandonarlo, al cuarto día empiezan a correr por el banco. En la temporada 17-18 coincidió una maniobra que hizo Salto Grande, que metió desde las 4 de la tarde, hasta las tres de la tarde del día siguiente, un repunte como de un metro; eso ocasionó una pérdida de pichones”, dijo.
Esto, afirmó, “tuvo que ver con una excesiva demanda de energía eléctrica. O sea, cuando todos prendemos el aire acondicionado, todos prendemos la luz, usamos más luz de lo que debemos. Estoy seguro que esto (la pérdida de pichones) no forma parte de la ecuación por la cual los gobiernos se preocupan por el consumo”.
“Está bien”, dijo, “los gobiernos se preocupan por las personas, por las industrias, por lo que se tienen que preocupar, pero esto es un impacto negativo del exceso de consumo de energía eléctrica, la represa de Salto Grande abre la boca para que pase más agua, para generar más energía, este es un problema que se genera por la falta de conciencia en el uso de la energía. A los tres metros (en la escala del puerto de Colón) nosotros sabemos que se le complica la existencia a los bichos”.

Los grupos ambientalistas ya instalaron carteles fijos en El Varillal, advirtiendo a los visitantes sobre turismo responsable.

CUIDADOS

Las recomendaciones para el uso adecuado del espacio natural en las islas que plantean las organizaciones incluyen: No llevar, o no desembarcar mascotas sueltas en las islas o bancos de arena, debido a que estas corretean a los pichones y destruyen las nidadas; no dejar basura; no provocar ruidos fuertes que puedan perjudicar a las especies que habitan las islas; alertar a las autoridades en caso de constatar algún comportamiento que atente contra el ecosistema y no circular en zonas específicas de nidificación.
En la actividad que se realizó el viernes se presentó un corto documental dirigido por Carola Vazquez Gil, con la Poppy Bruninni y fotografía de Marcos Pereira Das Neves. Luego hubo una mesa de trabajo para planificar entre las organizaciones y autoridades de diferentes organismos e instituciones cómo se llevará a cabo el operativo en las islas.