En Plazarural se vendieron 10.709 vacunos

Plazarural despachó el 89,3% de la oferta en dos jornadas de su remate 222.

Plazarural despachó en dos jornadas 10.709 vacunos (89,3%), con precios que reflejan una suba en prácticamente todas las categorías de entre un 1% y un 8,7% respecto al remate anterior.
“En el remate pasado había más incertidumbre sobre lo que podía suceder”, explicó tras la subasta el ingeniero agrónomo Fernando Indarte. “China quería rever que los productos que le llegaran no tuvieran COVID-19, y hoy Uruguay está cosechando el buen manejo que ha tenido de la pandemia que es noticia a nivel mundial”, dijo el consignatario sanducero, definiendo al remate como “muy bueno, con un promedio si reunimos a todas las categorías en aproximadamente 5%”.
Mientras asegura que en el segundo semestre “se van a acomodar las cosas”, entiende que “actualmente tenemos escasez de ganado gordo y flecha para arriba, y estamos en la época que cae la oferta y además hay muy buena demanda”.
El ternero, categoría que menos ajustó, se vendió a valores similares al remate anterior, con 1,5% por arriba, por los más de 3.000, sin operar la exportación. En el resto los ajustes fueron más significativos, y las categorías más pesadas copian más al mercado del gordo.
Precisamente respecto a los terneros, Indarte explicó que no operó la exportación, “quedan en Uruguay y hay preferencia de los invernadores por los castrados y destetados”.
En el caso del ganado preñado, con menos porcentaje de ventas, el 80%, “más allá que corrigió al alza, aparece ganado más demorado para diciembre y enero y pesa mucho la calidad del ganado”, dijo. Otro aspecto a destacar fue que volvieron a operar, tras las precipitaciones de las últimas semanas, algunas zonas que en remates anteriores venían castigadas con la seca. El máximo valor fue U$S 2,54 por un lote de terneros de Caamaño y Álvarez, adquirido por Álvaro Izaguirre y rematado por Indarte y Cía.

PRECIOS

Se vendieron 369 terneros de menos de 140 kilos, entre 2,48 y 2,16, promedio U$S 2,36; 1.047 terneros entre 140 y 180 kilos, entre 2,44 y 2,07, promedio U$S 2,19; y 1.509 terneros mayores de 180 kilos, entre 2,25 y 1,93, promedio U$S 2,77. Fueron en total, 3.005 terneros entre 2,54 y 1,93, con un promedio U$S 2,17 (1,5% por encima del remate pasado). También se comercializaron 663 terneros y terneras, entre 2,34 y 1,86, promedio U$S 2,02. Respecto a la novillada, 682 novillos de 1 a 2 años se colocaron entre 2,06 y 1,77, promedio U$S 1,85 (1%); 162 novillos de 2 a 3 años entre 1,92 y 1,73, promedio U$S 1,83 (5,3%); 92 novillos mayores de 3 años entre 1,77 y 1,70, promedio U$S 1,74 (7,5%); y 34 Holando en U$S 1,50. Se despacharon 1.656 vacas de invernada, entre 1,51 y 1,30, promedio U$S 1,42 (3,8%).
En la víspera se colocaron U$S 1.311 terneras entre 2,51 y 1,80, promedio U$S 2,06 (5,3%); 623 vaquillonas de 1 a 2 años, entre 2,34 y 1,74, promedio U$S 1,93 (4,2%); 184 vaquillonas mayores de 2 años, entre 1,75 y 1,63, promedio U$S 1,70 (2,1%).
Los 1.702 vientres preñados, se despacharon entre 805 y 562, promedio U$S 694 (2,1%); 120 vientres entorados entre 555 y 435, promedio U$S 483; y 475 piezas de cría, entre 400 y 356, promedio U$S 381 (-3,2%).