Encarcelaron a uno de los falsos policías que mató a Ricardo Valdéz y al supuesto ideólogo

Luego de arduas jornadas de trabajo en conjunto por parte de la Policía y Fiscalía, se dispuso la formalización de la investigación para otros dos hombres (de un total de 5) señalados como presunto autor y coautor del crimen de Ricardo Valdéz, hecho ocurrido en la mañana del viernes pasado en su casa de barrio Las Brisas. En tanto, resta la detención de otro de los involucrados que, de acuerdo a lo dicho por la fiscal Cecilia Irigoyen, suponen se encuentra fuera del departamento.
Tal como se ha informado por parte de EL TELEGRAFO, Valdéz fue asesinado de tres disparos (dos en el pecho y uno en el abdomen) al trabarse en lucha con dos hombres que, vistiendo uniforme policial, montaron un falso allanamiento motivado por “varias denuncias de contrabando”. Con orden apócrifa, que simulaba ser oficial, lograron que el hombre de 57 años les permitiera entrar a su casa.
Luego de inspeccionar un galpón, los hombres siguieron a Valdéz hacia el interior de la casa donde se dirigieron hacia el dormitorio de una de sus hijas. Las cosas se salieron de control –dijo en conferencia de prensa la fiscal–, generándose un forcejeo entre la víctima y los falsos policías, uno de los cuales terminó disparándole casi a quemarropa.
El trabajo de investigación del que participaron efectivos de varias dependencias policiales, algunos de ellos incluso dejando de lado sus horas francas, permitió que en 48 horas se encontrara el auto Fiat Uno usado para traslado de los homicidas. El rodado, al que le habían cambiado la chapa matrícula, estaba escondido en una finca del barrio Curupí. Asimismo, diversos allanamientos lograron detener al menos a cinco personas y conducir como testigos a otro tanto. Una mujer, incluso, ingresó al programa de Víctimas que posee Fiscalía por temor a represalias al haber quedado expuesta en la maniobra de su familiar involucrado en el caso.

PLATA PARA ECHAR NAFTA

En el proceso, en tanto, se supo que un hombre contrató a Gabriel Nicolás Ramírez Ramírez como chofer para un “trabajo”, por el que le pagarían 250.000 pesos. El trato incluía que deberían usar su auto.
Una fuente cercana a la investigación indicó a este medio que en la noche del jueves se habría concertado un encuentro en casa de “El Pelado” Ayala, conocido delincuente vinculado a la venta de drogas, donde se dieron indicaciones de cómo debían proceder al día siguiente. El dueño de casa habría entregado dinero para que cargaran nafta en el auto. El plan original era robarle a Valdéz un millón de pesos que creían podía tener consigo, ya que hacía unos meses había recibido un pago compensatorio por premio en su trabajo al retirarse.
Próximo a las 6 del viernes, Ramírez Ramírez pasó a buscar a los hombres vestidos como policías y se desplazaron hacia el barrio Las Brisas. Ramírez Ramírez habría permanecido en el auto, con el motor encendido, hasta que los restantes salieron de la finca al grito de “¡Vamos, dale, vamos!”, para que emprendiera la fuga. Del registro de cámaras particulares, la Policía obtuvo imágenes del momento en que los falsos policías salen corriendo hacia el auto. Uno de ellos llevaba un revólver cromado (posiblemente calibre .38) en su mano izquierda y el otro una pistola. Tras subirse al rodado se fugan por calle Costa Rica al sur.
El miércoles la Justicia formalizó a Ramírez Ramírez como presunto autor de un delito de homicidio muy especialmente agravado en calidad de coautor y a otros dos hombres por encubrimiento.
Por su parte, continuadas las actuaciones, en la víspera se dispuso la formalización de la investigación para V.G.P.M. (24) y de Carlos Enrique Ayala Suárez (52) por “la presunta comisión de un delito de homicidio muy especialmente agravado” en calidad de autor y coautor, respectivamente. Se impuso como medida preventiva la prisión efectiva por el plazo de 180 días.
A otro hombre, de iniciales J.A.M., de 34 años, se le impusieron las siguientes medidas limitativas: obligación de fijar domicilio y no mudar el mismo sin previo aviso al tribunal; la prohibición de salir de la jurisdicción de la ciudad de Paysandú; la retención de los documentos de viaje, la prohibición de acercamiento, comunicación o relacionamiento de cualquier índole entre ambos imputados”, por el término de 180 días.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*