Senado aprobó proyecto que incorpora delitos ambientales al Código Penal

Uruguay dio un paso más para contribuir con el cuidado del medio ambiente, al haberse aprobado el pasado martes en el Senado, el proyecto de ley que incorpora al Código Penal a los delitos de ambiente.
Este proyecto es una fusión con modificaciones, de otros presentados anteriormente, uno en el período anterior por senadores del Frente Amplio, con otro presentado por los diputados Mario Colman, Diego Echeverría, Eduardo Lust, Gerardo Amarilla, Iván Posada, Christian Morel, Juan Martín Rodríguez, Alejo Umpiérrez y Francisco Ortiz.
En sus 13 artículos, el proyecto incluye penas que van desde 3 meses de prisión hasta 12 años de penitenciaría para quien cometa delitos de contaminación del aire, de las aguas o del suelo.
Se establecieron, además, penas para quienes cometan ilícitos contra la biodiversidad (caza, pesca, captura y muerte de fauna), y la tala de monte nativo (tala, destrucción y alteración de flora), con la no menor excepción, de que dichos ilícitos hayan sido cometidos en un área natural protegida.

Qué opina Coendu

Al respecto, Mauricio Álvarez, integrante de la oenegé Conservación de especies nativas del Uruguay (Coendu) en diálogo con EL TELEGRAFO dijo que “sabiendo que Uruguay tiene poco más del 1% de la superficie protegida, no tiene sentido. Por ejemplo, si una persona dentro de un área protegida tala 1000 metros cuadrados de monte nativo va a estar tipificada penalmente y si otra persona fuera del área protegida tala 100 hectáreas, no va a estar tipificada penalmente.

Parece que hay una incongruencia ahí. Más en la situación actual. Recordemos que el deterioro del río Santa Lucía no se da solamente en el área protegida, sino en toda su cuenca. Justamente con la problemática del agua debería estar tipificada penalmente la deforestación, por ejemplo, de los bosques ribereños que tanto bien le hacen al agua”.

Otro artículo incluye la temática del tráfico de fauna o flora “de las especies y subespecies incluidas en los apéndices de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres” (Cites por sus siglas en inglés), a lo que Álvarez destacó que “las propuestas que mandamos desde Coendu para incluir en este proyecto de ley fueron 3, una ya la habían modificado, que era la inclusión de la contaminación de los suelos, agregamos que no sean solamente especies Cites sino especies Cites y/o especies que tengan en Uruguay algún grado de amenaza, y por último es que la penalización de la caza y de la tala no sea solo dentro de las áreas protegidas sino en todo el territorio nacional”.
Por otra parte, la organización opinó que el proyecto es un “tímido paso para la protección legal del ambiente” y esperan ser recibidos en Diputados para brindar críticas y aportes.

La respuesta de Gerardo Amarilla

El subsecretario de Ambiente, Gerardo Amarilla, dijo a EL TELEGRAFO que ahora el proyecto va a Diputados y que esperan que el tratamiento sea rápido porque “queremos apurarlo para que salga este año porque el año que viene es año electoral y se complica y por otro lado también por el tema de la capacitación y formación tanto de jueces como de fiscales. La embajada de Estados Unidos se había ofrecido para la capacitación en el tema de delitos ambientales”.
Acerca del sistema de denuncias ambientales, se le planteó la dificultad en el interior del país, a la que se exponen los denunciantes en el momento de descubrir el ilícito. Las oficinas que figuran en la web están ubicadas en Montevideo con horario de atención acotado y el trámite por la página web lleva su tiempo y son muchas las personas que no saben hacerla. “Claramente después que tengamos la figura de los delitos, vamos a tener que trabajar en coordinación con fiscalía, con los jueces y con la policía y seguramente habrá capacitación al respecto”, dijo Amarilla.

Biodiversidad en Código Penal acotado a áreas protegidas

“Nuestra oficina jurídica nos pidió acotar un poco el tema de los delitos contra la biodiversidad en las áreas protegidas porque si no, iba a ser de difícil aplicación en el resto del territorio y también para poner un límite. Mañana una persona sale a cazar un carpincho o una mulita y tendría que ir preso y sabemos que hay gente en el medio rural, que no es que viva de eso, pero que llega a veces a situaciones de desempleo y demás. Es en el área protegida donde podés efectivamente controlar, fiscalizar y caerle con todo el peso de la ley”.
En cuanto a áreas fuera del territorio protegido, continúa vigente la aplicación de multas y requisa de armas.

Ampliación de áreas protegidas

Nuestro país está lejos del mínimo necesario de áreas protegidas naturales con algo más del 1% de su territorio incluido en el SNAP, a lo cual Amarilla adelantó que “es momento en este período de ampliar las áreas protegidas; hay un par de lugares que se han estudiado como las islas del Queguay y el Arequita en Minas”.
Ante el reclamo de Coendu sobre el artículo que refiere al tráfico de fauna y de las especies que no están incluidas en el Código Penal por no figurar en el listado de Cites –pero sí están en peligro en nuestro país–, el subsecretario de Ambiente dijo que “la lista de especies no va a ser producto de la ley, sino que va a ser decreto reglamentario. O sea que esas especies se pueden agregar a medida que sean declaradas protegidas, así que ahí no habría mayores problemas”, finalizó.