Comprador uruguayo pagó 13.500.000 pesos argentinos por una oveja con pelo

La familia del productor argentino junto al criador uruguayo y el ejemplar vendido de la raza Santa Inés.

Una cifra llamativa y millonaria fue la que se logró en Argentina por la venta de un ejemplar de la raza Santa Inés, una oveja que tiene la particularidad de no tener lana sino pelo, siendo adquirida luego de una intensa puja por un comprador uruguayo.
La venta del animal comenzó muy abajo, con valores chicos para venderse al final en 13,5 millones de pesos argentinos, divididos en seis cuotas. Fue una gran venta. Cuando termine su cuarentena se irá a Cardona, Uruguay, para la cabaña de la familia Constantino. “Es un orgullo para nosotros porque va a ser nuestra primera exportación”, indicó Sergio Taffarel, el principal del establecimiento que ofertó los animales de la raza. “Valió la pena la lucha, el tesón y el esfuerzo”, dijo a diario La Nación.
Santa Inés es una raza que tiene su origen en Brasil y que surgió de la simbiosis entre la Bergamasca de Italia, la Morada Nova de Brasil y la Somalí de Sudáfrica. Tiene una gran particularidad: no tiene lana sino pelo. Este año, buscando innovar y dar más comodidades a los clientes, Taffarel decidió mudar la subasta anual en su campo al pueblo Herrera, en el departamento entrerriano de Concepción del Uruguay, a unos siete kilómetros de la cabaña.
Con 50 animales a venta, primero fue el turno de Dorper, luego Hampshire Down, razas que también cría el productor argentino. Las ventas eran ágiles, pero cuando llegaron a pista “las deslanadas”, el entusiasmo fue impresionante, indica la crónica.
Fueron tres las hembras puras de pedigrí de Santa Inés. “Sabíamos que mucha gente había mostrado interés en la previa en ese ejemplar, específicamente por la línea de sangre muy interesante que posee. Habíamos tenido muchas consultas, eso nos llamaba la atención porque la puja en la preoferta era muy firme. Pero nunca imaginamos algo así. La oveja Leonarda, rp 32, es hija de aquel carnero que presentamos en Palermo llamado Covid. Tiene un año y un mes de vida”, indicó Taffarel.
La puja por el animal fue incesante, tanto de forma presencial como virtual. Primero de a $ 10.000, luego de a $ 50.000, y hasta de a $ 100.000 argentinos. Según el criador, el interés por esta nueva raza está principalmente por la dificultad de vender la lana y por su bajo precio, sumado a la falta de mano de obra: “Hay mucho interés por los animales deslanados que tienen algunas virtudes, por ejemplo, que es resistente a parásitos, muy prolífera, tiene celo todos los meses, eso nos permite salir de la estacionalidad del cordero en general. No se descola y es muy rústica. Tiene virtudes que la gente las ve y la está considerando en el momento de adquirir ovinos”, precisó.
HISTORIA
En 2019, Taffarel decidió importar estos animales del Paraguay que lo llevó a convertirse en el criador número uno de la raza, cuando abrió el libro genealógico en la Sociedad Rural Argentina (SRA) con el RP1 (Registro Particular), de identificación del animal. En la actualidad posee una majada con 40 madres puras de pedigrí y unas 120 puras por cruza.
Hace casi tres décadas que, en su cabaña “El Luchador”, se dedica como principal actividad a la producción ovina. En un tiempo crió también, aunque sin éxito, la Scottish BlackFace, que tuvo que vender porque esa raza no funcionaba en la zona.
En el 2022, decidió ir a la Exposición de Palermo por primera vez con esta raza con dos machos y una hembra con mellizos de 20 días y fue furor entre los visitantes por sus características.