No podemos trabajar a puertas cerradas ni pagar seguridad”, dijo comerciante asaltada

Aún conmocionada por la violencia de la situación vivida en la noche del lunes, cuando tres sujetos asaltaron a mano armada el “24 horas” de Ciudad de Young y avenida San Martín, su propietaria expresó su preocupación ante los riesgos de continuar con su trabajo. En tanto, trascendió que hasta el momento no hubo ninguna detención, mientras se lleva a cabo el trabajo de investigación de la Fiscalía de Segundo Turno.
“Lamentablemente no podemos cerrar las puertas y atender solo por una ventana en horarios pico ni tampoco contratar a un seguridad porque si no pasaría como en Argentina o Montevideo, en que los chorros llegan directo a matar porque saben que encontrarán resistencia”.
Dedicados al rubro comercial desde hace 10 años, la señora –que fue apuntada con un arma en la cabeza– relató a EL TELEGRAFO que hace dos meses se mudaron al nuevo local, a media cuadra de donde estaban antes, “porque este es más grande y estamos en una esquina con mucho tránsito”.
“Entraron tres, dos armados, uno se bajó en la puerta. Los tres de casco pero se les veía la cara. Los tres son clientes. A los tres los reconocimos. Estábamos por hacer el cambio de turno así que estaban las muchachas que tomaban el turno y quienes se iban. Estaban los familiares de las chiquilinas y de quienes llegaban. Estaba lleno de gente, por lo menos había unas 20 personas. Además unos gurises que estaban afuera tomando unos helados que habían comprado. Como es una esquina muy linda y tenemos bancos afuera, los gurises se quedan ahí. Había clientes que entraban y salían. Estaba lleno de gente. Ninguno pudo reaccionar, las armas eran de verdad y estaban cargadas. Se llevaron toda la recaudación y le robaron dinero a los clientes también”, dijo la comerciante.
“Entraron corriendo y había tanta gente que era como una confusión que no sabíamos qué pasaba. Estábamos trabajando a full a esa hora. Cuando quisimos acordar estaban adentro, encañonaron a los empleados, a mí, a mi compañero, a mi hija de 15 años también. A una clienta la tomaron del cuello mientras uno la apuntaba con el revólver y el otro estaba conmigo en la caja, ella incluso sufrió una crisis nerviosa y después que pasó todo tuvimos que pedir una ambulancia para atenderla”, agregó.
En tanto, la propietaria del “24 horas” dijo que en todo momento, los asaltantes actuaron con violencia. “Nos amenazaban y decían: ‘¡danos la plata!’, ‘¡quédense quietos!’, ‘¡no se muevan!’, ‘¡si te movés te mato!’ Fue con suma violencia y podría haber pasado cualquier cosa”. (Más información en edición impresa)