Encontraron un oso hormiguero chico en la zona de Paso del Parque de Daymán

“Estábamos trabajando, y cuando quise acordar me dí vuelta y estaba atrás mío, a un metro y medio. Llamé a mi compañero y no teníamos idea de lo que era, nos dimos cuenta después que era un oso hormiguero por la forma”, contó a EL TELEGRAFO Esteban, un alambrador que se encontró con el animal alrededor de las 5 de ayer, cuando habían comenzado su tarea en la zona de Paso del Parque del Daymán, al Norte de ruta 26 y cerca del río Daymán, en el límite de Salto con Paysandú.
Comentó que junto a su compañero supusieron que sería un oso hormiguero, y “vimos que era manso, por lo menos no era agresivo. Pero le tiré un cuero de oveja por arriba, para agarrarlo, y lo desarmó con las garras. Yo tenía un buzo viejo, lo entretuvimos y se lo tiré a la cabeza, para no ‘judearlo’ y lo llevé para casa y lo tengo allá en una jaula para perros. No lo quiero largar porque en esa zona hay muchos cazadores y hay mucho monte. Yo lo que quiero es que alguien lo venga a buscar y llevarlo a un lugar donde siga viviendo”. Esteban confirmó el tipo de animal que se trataba ya que “estuve mirando en Internet y dice que es un animal solitario”.
Para definir su destino, pusimos en contacto a Esteban con Juan Villalba-Macías, el director del Bioparque M’Bopicuá, donde los crían. Anoche, Villalba confirmó a EL TELEGRAFO que luego de hablar con Esteban, se confirmó que el animal será devuelto al monte esta mañana.

LA MAYORÍA SON DE M´BOPICUÁ

Ya hubo apariciones de Tamanduá –nombre indígena– u oso hormiguero chico en diferentes puntos del país, inclusive en la playa de Punta Rubia, en el departamento de Rocha, y es bastante usual verlo en la zona de los departamentos de Treinta y tres y Cerro Largo. Villalba-Macías, quien desde hace casi 20 años es el director de la reserva animal creada y mantenida por la empresa Montes del Plata, dijo a EL TELEGRAFO que años atrás se registraron avistamientos de tamanduas en la zona de Quebracho y termas de Guaviyú.
Ya desde 2018 en la reserva de fauna del Bioparque M’Bopicuá, dependiente de Montes del Plata, se vienen liberando animales autóctonos, y comenzó con yacarés y coatíes, luego unos 240 pecaríes de collar, y también 20 yacarés, 30 ñandúes y en aquella oportunidad cuatro tamanduas y luego otros.

AMENAZA, PERO NO ES AGRESIVO

El tamandua u oso hormiguero, que se crió en la misma reserva, es un animal autóctono muy caminador, solitario y nocturno, y se alimenta de hormigas, rompiendo los hormigueros con sus garras y utilizando su larga lengua de unos 40 centímetros de largo para introducirla en la tierra y capturar las hormigas. No tienen dientes, y alcanzan a medir 1,3 metros. Como forma de defensa, se paran en sus patas traseras y levantan las delanteras en forma amenazante, pero no son agresivos.
Son arborícolas, pueden subir a los árboles gracias a sus fuertes garras y los ayuda a mantenerse su cola prensil, que como una víbora se enrosca en las ramas. Normalmente buscan refugio en troncos huecos o cuevas abandonadas de montes y áreas serranas, que utilizan como hogar para cuidar a su cría, y tienen una sola parición anual tras cinco meses de gestación. Es un animal que estuvo –y ahora está– presente en Uruguay, el norte de Argentina, partes de Brasil y otros países al norte. En nuestro país se lo ha encontrado en Treinta y Tres, Lavalleja, Cerro Largo, Tacuarembó, Rivera, Salto y Artigas, y ahora en Salto, en el límite con Paysandú.