Aumenta presión al gobierno para tomar medidas más severas contra la COVID-19 y médicos temen saturación

El debate acerca de si es necesario ajustar las perillas, como dijo el presidente Luis Lacalle Pou, también se instaló esta semana en la interna de la coalición de gobierno. Cabildo Abierto es partidario de seguir este camino.

(El País-La Diaria)
Uruguay superó el domingo la barrera de los 1.000 casos diarios de COVID-19 –ayer fueron 947– y en el sistema político se abrió un debate acerca de si se deben “ajustar (más) perillas” para detener el avance del virus. Dentro de la coalición, Cabildo Abierto considera que es momento de “ser lo más restrictivo posible”.
El planteo de disminuir la circulación tomó fuerza dentro del Frente Amplio en los últimos días. Consultado por El País, el senador socialista Daniel Olesker dijo que “medidas que amplían la movilidad, como extender horarios de bares, tienden a potenciar la circulación comunitaria del virus”.
Señaló que “ajustar perillas” y “reducir la circulación” tiene que ir de la mano de apoyo económico. “Si no hay medidas compensatorias, no hay forma de reducir la movilidad”, aseguró, en el entendido de que es necesaria la aplicación de una renta básica.
Pero el debate acerca de si es necesario ajustar las perillas, como dijo el presidente Luis Lacalle Pou, también se instaló esta semana en la interna de la coalición de gobierno. Cabildo Abierto es partidario de seguir este camino.
“Desde lo sanitario entiendo a los sectores médicos que piden medidas restrictivas, y también el MSP en su asesoramiento es más restrictivo que las medidas que se han tomado. No cabe duda de que habría que tomar todas las medidas que paren la circulación del virus”, dijo a El País el senador y líder de Cabildo, Guido Manini Ríos. De todos modos, aclaró que no está de acuerdo con la cuarentena obligatoria.
Manini dijo que “en su momento se habló de las diferentes perillas y ante este avance significativo de los contagios hay que ser lo más restrictivo posible”. Como ejemplo citó el caso de ciudades fronterizas como Rivera y Chuy, donde se mantiene la actividad comercial pese al aumento de casos. “En estas circunstancias se generan movimientos que no son convenientes. Yo estoy de acuerdo que las medidas sean lo más restrictivas”, explicó.
“El concepto de ciudad binacional ha habilitado el trasiego dentro de la ciudad y creemos que hay que tomar medidas en relación al comercio, para evitar que sea un llamador para gente que viene en excursiones”, afirmó. “Tal vez sea una medida necesaria el cierre (temporal) de free shops; hay que estudiarlo bien”, dijo.
También se hicieron escuchar diversas voces médicas, del ámbito sindical y gremial, que comenzaron a advertir sobre algunas situaciones puntuales de saturación dentro del sistema de atención. Hay problemas de disponibilidad de recursos humanos ante el mayor contagio de funcionarios de la salud y demoras en el ingreso a las emergencias de los hospitales.
La Federación Médica del Interior (FEMI) hizo foco en lo que ocurre en Canelones y Maldonado, donde ocho de cada diez profesionales dijeron –según un relevamiento del gremio, del que se conocen resultados preliminares– que “actualmente el sistema de salud del servicio en el que trabaja está saturado”. La presidenta de esta organización –que agrupa a 3.500 médicos de 22 gremiales del Interior–, Patricia Nava, dijo a La Diaria que “todos los años en época de vacaciones este personal de la salud aumenta el número de gente que ve, pero ahora se agrega el plus de la pandemia y el trabajo es mayor, más estresante y con condiciones de más riesgo”.
Federico Preve, integrante del Comité Ejecutivo del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) dijo a La Diaria que “al día de hoy hay capacidad todavía en el sistema de salud, tanto en CTI como en internación, pero de acá a dos semanas, si esto sigue creciendo de esta forma, va a ser todo mucho más complejo; sin medidas, se va a saturar el sistema en menos de un mes y medio”.

SIETE MUERTES, 947 CASOS, 103 EN CTI

(sINAE)
Este martes se realizaron 7.826 exámenes de COVID-19 y se detectaron 947 casos nuevos de la enfermedad, de acuerdo al boletín del Sistema Nacional de Emergencias (Sinae). El domingo se registró el récord de contagios en un día desde marzo, con 1.215 infecciones reportadas.
Ayer se confirmaron siete muertes por la enfermedad, lo que eleva el total de decesos desde la aparición del coronavirus a 269. Se trata de 6 pacientes de Montevideo de 94, 89, 87, 77, 73 y 65 años, y un paciente de Canelones de 87 años. Con respecto a la tasa de positividad, pasó de 14,57% (récord) el lunes a 12,10% en la jornada de ayer.
De los casos reportados ayer 604 son de Montevideo, 138 de Canelones, 60 de Rivera, 28 de Rocha, 26 de Maldonado, 16 de Salto, 11 de Durazno, 10 de Cerro Largo, 15 de Tacuarembó, 9 de San José, 8 de Paysandú, 6 de Lavalleja, 5 de Colonia, 4 de Artigas, 3 de Río Negro, 3 de Soriano y 1 de Florida.
Hay 7.478 personas cursando la enfermedad, lo que marca un récord de casos activos. Hay 103 pacientes internados en CTI, también un máximo desde marzo y la primera vez que se supera la barrera de los 100.

DESTITUYEN A DIRECTOR DEL HOSPITAL ESPAÑOL

(Radio Montecarlo)
A través de un comunicado, ASSE informó que se decidió designar a la doctora Alicia Cardozo Merletti, como nueva directora del Hospital Español, en sustitución de Alberto Barrios. El mismo agrega que en el cargo de subdirector continuará el doctor Mauricio Taretto.
El texto no especifica el motivo de la resolución que es adoptada tras la polémica desatada por un comunicado en el que se aseguraba que la puerta de emergencia del nosocomio se saturó el pasado martes 5 de enero. Más tarde, en conferencia de prensa, el presidente de ASSE, Leonardo Cipriani, dijo este martes que el cambio en la dirección del hospital Español se debió a una cuestión técnica y afirmó que estaba previsto desde hace tiempo.
“Nombramos a Alicia Cardozo, que es médica, infectóloga, y que ocupó cargos en la Facultad de Medicina. La designación de ella estaba pensada hace mucho tiempo y es por las características técnicas de la doctora”, al tiempo que agregó que Alberto Barrios pasará a cumplir funciones en la División Sur de ASSE.
“La doctora Cardozo viene trabajando con nosotros desde el inicio de la formación del hospital Español”, como referencia del COVID-19. “Es un perfil mucho más técnico, es médica”, insistió el jerarca.
Cipriani aseguró que “no existió una situación de colapso” ni en el Maciel, ni en el Hospital Español. “No entendemos por qué se tomó esa decisión”, comentó, en referencia al cierre de la puerta de ambos centros de salud, el 5 de enero.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*