Durante tres horas camión del Municipio de Porvenir bloqueó uso de la planta asfáltica

Un fuerte enfrentamiento entre la Intendencia Departamental de Paysandú y el Municipio de Porvenir tuvo lugar en la mañana de ayer, entre las 8 y las 11, cuando el alcalde Ramiro Ayende, junto a dos de sus funcionarios, arribó en un camión del municipio a la planta asfáltica de la Intendencia, con la intención de retirar una carga de material caliente, que iba a ser destinado a tareas de bacheo.
No obstante, en la planta no había orden de entrega, ante lo cual Ayende estacionó su camión bajo la tolva de la planta, desde donde se cargan los camiones, impidiendo su funcionamiento. “De acá no me muevo hasta que me carguen el camión”, dijo.
Rápidamente llegaron al lugar el director general de Obras, Gonzalo David de Lima, y el director de Vialidad, Miguel Dubois. En primera instancia, no fue posible llegar a un acuerdo por lo que “se procedió a llamar a la Policía, realizando la denuncia correspondiente”, indicó David de Lima. A los pocos minutos, llegó un móvil de la Comisaría Departamental Tercera.
Luego, prácticamente al mismo tiempo que el equipo de EL TELEGRAFO, arribó el edil departamental Marcelo Tortorella y más tarde llegaron el secretario general de la Intendencia, Marcelo Romero, el encargado de Diálogo con los Vecinos, Gastón Giles, y –posteriormente– Liliana Geninazza, directora de Descentralización. También llegó el comisario de la Tercera, Ricardo Coelho Juriol.
El equipo de EL TELEGRAFO no fue autorizado a ingresar a la planta asfáltica, no obstante, pudo presenciar las idas y venidas, los “parlamentos” en busca de la paz, sin que se fumara la pipa clásica de las películas del viejo Oeste.
Ayende estaba parapeteado en el camión con sus dos funcionarios, las autoridades departamentales y la Policía a unos treinta metros de distancia, conversando entre ellos y realizando llamadas por teléfono. El intendente Guillermo Caraballo, que había reasumido a primera hora de la mañana, no se hizo presente, aunque muy probablemente estuvo al tanto de la situación por teléfono. En medio de ambos “bandos”, el edil Tortorella trataba de aportar a la negociación.
Así pasaron tres horas, exactamente hasta las 11 horas. Cinco minutos antes, el director general de Obras se acercó al camión y le dio una orden directa al chofer del camión para que lo retirara, teniendo en cuenta que es un funcionario de la Intendencia y no del municipio. En ese mismo momento, Ayende hizo que el chofer descendiera del camión y, en su lugar, subió él. Tras escasos minutos, movió el camión rumbo a la salida, liberando la tolva. En el predio, un camión de Vialidad esperaba para retirar una carga de la tolva con destino a la bituminización de calle Leandro Gómez, en la zona portuaria, obra que será inaugurada el sábado.
Ayende, se supo después, accedió a retirar el camión porque se le prometió que a las 14 se le iba a entregar una carga. Con eso se cumplió, “a las 14.31 exactamente”, como informara Tortorella.

(Más información en edición impresa)