Policía tendrá en ciudad de Quebracho entre 15 y 18 cámaras de videovigilancia

En el auditorio Municipal de Quebracho se realizó la reunión entre las autoridades del comando departamental de Policía y representantes de la comunidad local. La ocasión fue propicia para informar que Quebracho será una de las ciudades del interior que contará con cámaras de seguridad” las que, se colocarán “siguiendo un criterio de georreferenciacion y no necesariamente todas en zonas céntricas”.
El jefe de Policía, en tanto, precisó que el proyecto ya fue elevado al Ministerio del Interior y hay que hacer conexiones con UTE y Antel para la instalación de entre 15 y 18 cámaras, que serán las que se ubicarán en Quebracho.
Del encuentro participaron el jefe de Policía de Paysandú, comisario general (R) Eduar Alvez de Almeida, el coordinador ejecutivo comisario mayor Gonzalo Lanterna; el jefe de zona 2, comisario mayor Alfredo Cohelo; el titular de la Comisaría Sexta, suboficial mayor Roberto Alvez, así como los integrantes del Concejo Municipal: Silbia Visoso, Emerson Arbelo, Franklin Belveder, Ivana Méndez y los ediles Pablo Vega y Aldo Boffano, al igual que varios comerciantes, productores y vecinos.
Desde el comando se brindó información acerca de las tareas que la Policía viene cumpliendo en la jurisdicción de Quebracho, en temas como violencia doméstica, abigeato, tránsito, incautación de armas, entre otros.
Algunas de las inquietudes y cuestionamientos que transmitieron los presentes, generaron aclaraciones de parte del Jefe de Policía y los jerarcas que le acompañaban. Por ejemplo, según el jefe, “en el tema abigeato, se pasará a contar con el apoyo del Batallón”, insistiendo en cuanto a “la importancia de efectuar denuncias cuando se produzcan hechos de este tipo”.
El titular de la Seccional Sexta anunció “que las actividades que se hagan en espacios públicos son responsabilidad del Municipio y/o Intendencia, ya que a la Policía le corresponde actuar fuera de esos espacios en la medida que se constaten irregularidades como cometer alguna falta o delito, ahí si actuamos”. Indicó que los problemas con excesos de volumen en espacios públicos, en horario nocturno, que se dan fundamentalmente en fines de semana, “los debe controlar el Municipio. Este debe gestionar con la Intendencia de Paysandú para que venga una persona inspectora a medir los decibeles, para que después”, si corresponde, “se aplique una multa. De venir inspector, este debe coordinar con la Policía para concurrir a medir la música. Esto se llama Prestación de Garantía”, explicó.
Otro de los planteos tuvo que ver con la presencia de perros sueltos. “Si no tienen dueños, o estos son desconocidos, no hay manera de hacer ajustar eso con Cotryba”, precisó Roberto Alvez.

MESAS DE CONVIVENCIA

La noticia de que “las Mesas de Convivencia Ciudadana volverán a funcionar” fue bien recibida, por cuanto se había planteado que “se trata de una herramienta que da buenas posibilidades y deberían repetirse”. El concejal Arbelo manifestó que sería “muy importante contar con una mesa exclusiva con jóvenes, con la participación de la Policía Comunitaria, donde podamos con ellos encontrar un lugar donde sean contenidos y no estén al borde de ser reprimidos”.
La respuesta fue favorable: “Se volverán a hacer, incluso con talleres en Liceo y Escuelas, donde también se incluyan temas del mal uso de redes sociales, droga y otros”. Otro de los temas que preocupan a la población local es el de los animales sueltos, caballos, perros y vacas.
Se analizaron los peligros que ellos representan y, paralelamente, las dificultades de actuar, ya sea por los derechos que los referidos animales tienen, hasta las dificultades que para su retiro. También se plantearon las dificultades existentes, merced a disposiciones vigentes, para faenar ganado y consumirlo fuera del establecimiento, así como las contrariedades reglamentarias que debe afrontar un propietario para trasladar, por ejemplo, un lanar desde su campo a su casa en la ciudad. Se coincide que “es una realidad general realmente compleja, tremenda”.
Se consultó a los policías acerca de “cuánto tiempo lleva una investigación para destruir una boca de drogas”. La respuesta de Lanterna fue que “puede llevar 1 mes, 6 meses o 1 año, pero desbaratar una organización lleva años”.
A su vez la concejal Visoso, ante la consulta de parte de los jerarcas sobre la evolución del accionar de la Policía en la zona, manifestó que “después de las medidas implementadas por el anterior Jefe de Policía, Mendoza”, considera “que están marchando mejor”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*