FEMI y SMU expresaron “preocupación” y pidieron en el Senado retornar a las medidas de marzo del 2020

(montevideo portal)
Las delegaciones del Sindicato Médico Uruguay (SMU) y de la Federación Médica del Interior (FEMI) visitaron ayer la comisión especial del Senado creada para el seguimiento de la pandemia de COVID-19. El senador del Partido Nacional, Jorge Gandini, manifestó que la opinión de ambas organizaciones tuvo “matices”, pero que sí hubo coincidencia en la “preocupación” que transmitieron por la situación actual de la pandemia.
En este sentido, Gandini destacó que no se cumplieron los pronósticos de “desborde” que había hecho el SMU, pero contó que relataron algunos ejemplos de “situaciones límite” en la atención de salud en algunos momentos.
“Obviamente que no se cumplieron los pronósticos de colapso que habían hecho en algún momento algunas de estas sociedades de la atención del CTI porque han crecido mucho las camas y está bastante meseteado el contagio, pero se mantiene la preocupación y la dedicación extrema que tiene este personal”, indicó Gandini.
Consultado sobre si se dialogó sobre esos presagios que habían hecho, Gandini aseguró que “no” porque no se quiso entrar “en la polémica”, pero según Gandini, describieron una “situación diferente”. “Ellos hasta le habían puesto fecha, diez días y largamente pasaron esos diez días”, aseguró.
“Dieron su opinión, en algunos casos muy adjetivada, que escuchamos con atención. Algunas preguntas aclaratorias se hicieron y establecieron, en algún caso, volver sí a las medidas que se tomaron en el mes de marzo del año pasado. Quiero aclarar, no volvieron a plantear las medidas que propusieron ellos mismos de cuarentena obligatoria, pero plantearon que aquellas que criticaron en aquel momento se volvieran a tomar. Es decir, que hubiera un grado de restricción de la movilidad como fue en marzo y abril del 2020”, concluyó.
El senador del Frente Amplio Daniel Olesker dijo que el SMU dejó tres mensajes claros: “situación de la pandemia crítica”, “volver a las medidas de marzo” del 2020 y la necesidad de reducir la movilidad.
El SMU transmitió, según Olesker, que la situación actual de la pandemia es “muy crítica” en toda la cadena de atención: “Desde el primer nivel de atención hasta el CTI”, dijo.
“Su propuesta quedó clara: volver a las medidas de reducción de movilidad de marzo del 2020 por un plazo reducido y con las compensaciones económicas necesarias”, añadió Olekser. El legislador frenteamplista señaló que el SMU destacó fortalezas en el Sistema Nacional Integrado de Salud, que permite atender a todas las personas; la calidad de los recursos humanos del sistema de salud; el programa de vacunación y el primer nivel de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE).
Según Olesker, FEMI manifestó que estamos en el peor momento de la pandemia y que es necesario reducir la movilidad porque, “si no se hace nada, habrá más fallecidos y esas muertes son evitables”. “Insistieron además en la falta de recursos adicionales de ASSE y preocupación por la atención a los pacientes no COVID”, consignó.

ACTIVOS DISMINUYERON

A 27.282
(SINAE)
De acuerdo con los datos del Ministerio de Salud Pública (MSP), ayer se realizaron 14.368 análisis y fueron detectados 2.769 nuevos casos de COVID-19. Además, hubo 62 fallecimientos por esa causa en el país. De las 27.282 personas afectadas por el virus, 534 permanecen en centros de cuidados críticos, según consigna el informe epidemiológico difundido por el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae).
Del total de positivos, 1.214 son de Montevideo, 403 de Canelones, 129 de Salto, 108 de Maldonado, 101 de Paysandú, 94 de Colonia, 91 de Artigas, 87 de Soriano, 85 de San José, 81 de Tacuarembó, 74 de Rivera, 66 de Cerro Largo, 49 de Río Negro, 47 de Durazno, 45 de Florida, 40 de Rocha, 35 de Lavalleja, 13 de Treinta y Tres y 7 de Flores. Asimismo, se confirmaron 62 fallecimientos tras diagnósticos de SARS-CoV-2. Hasta el momento, son 2.452 las defunciones por esa causa en el país.
Del total de casos confirmados, 6.530 corresponden a personal de la salud, de los cuales, 6.145 personas se recuperaron, 370 están contagiadas y 15 fallecieron. Hasta la fecha, hay casos activos en los 19 departamentos. Desde que se declaró la emergencia sanitaria, el 13 de marzo de 2020, fueron procesados 1.759.810 tests y registrados 190.096 casos en todo el territorio nacional.

IMPULSAN DESCARBONIZACIÓN

(PRESIDENCIA)
El Ministerio de Industria, Energía y Minería trabaja en la transformación del sector eléctrico, priorizando la reducción de emisiones de carbono a la atmósfera. Su titular, Omar Paganini, confirmó en un foro sobre energías verdes que se planea ampliar el número de estaciones de carga eléctrica en todo el país y que UTE aspira a tener instalados 1.500.000 medidores de consumo inteligente al finalizar esta administración.
Paganini participó ayer en la actividad virtual denominada “Primer diálogo regional de política. Recuperación económica verde en América Latina y el Caribe”, organizada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El panel internacional estuvo integrado, también, por la ministra de Ambiente y Energía de Costa Rica, Andrea Meza, y el secretario de Energía de Panamá, Jorge Rivera Staff. El ministro efectuó un breve análisis de la emergencia sanitaria y su impacto en el sector, en el que informó que, en 2020, el consumo eléctrico cayó un 1% y el de combustibles, un 3%, a causa de la reducción de la movilidad en los primeros meses de la pandemia. Explicó las diferentes medidas aplicadas por el Gobierno para mitigar los efectos en el sector, como enlentecer el aumento de los combustibles y otorgar subsidios en cargos fijos a los sectores más afectados.
El ministro explicó que la cartera que dirige está impulsando transformaciones que conllevarán “hacer más eficientes los sectores energéticos en el país”. Subrayó que se comenzó con el proceso de modificación de los sectores de combustibles y electricidad, mediante la adjudicación, por vía legislativa, de un fortalecimiento de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea). “Pretendemos que la Ursea tenga un rol más fuerte, tanto en la regulación de los mercados como de las estructuras tarifarias”, expresó.
Paganini se refirió a los cambios que traerá aparejado el nuevo rol de esa entidad y sostuvo que se automatizará la fijación de tarifas, para acompañar la paridad de importación. “El compromiso que tiene el Gobierno es brindar más transparencia, trasmitir una lógica de mercado al sector secundario y que la Ursea fije reglas de mayor competencia”, precisó, y manifestó que el objetivo principal de estas transformaciones es que los sectores más necesitados se vean beneficiados por estas políticas. Citó como ejemplo la electrificación rural, en la que UTE trabajará para alcanzar el 100% en este período.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*