Invierten 100 millones de pesos en obra en camino a Cañada del Pueblo

El intendente Nicolás Olivera realizó una recorrida por la obra vial de 12 kilómetros de largo que une la ruta 26 con Cañada del Pueblo, que está siendo recuperado con una inversión en el entorno de los cien millones de pesos. Olivera fue acompañado por el secretario general Fermín Farinha, la encargada y ayudante del Departamento de Descentralización, Gabriela Gómez y María del Carmen Pereira, respectivamente; el director de Vialidad, Manuel De Souza; y el director de Alumbrado Público, Héctor Acland. “Habíamos hecho un compromiso con los vecinos, en donde el reclamo histórico era el camino de acceso, y hoy hay una empresa que está avanzando”, dijo a los residentes el intendente Olivera.
“Ahora los vecinos de Cañada del Pueblo van a tener el camino que anhelaban, como lo supo tener la gente de Merinos, de Morató, de Piñera; en un momento complejo para la caminería en el país que no escapa a la realidad de que en los meses de marzo y abril se triplicó el histórico de precipitaciones”, agregó Olivera. “Hace algún tiempo, un día como hoy no se podía entrar a Cañada del Pueblo”, recordó.
“Pero hoy no solamente se entra, sino que todavía falta para que luego de la veda del asfalto (desde mayo debido a bajas temperaturas) se pueda comenzar el proceso de cementado y de pavimentación que cambiará rotundamente esta localidad”.
“Estamos terminando con el recargo, el ensanche, los terraplenes y alcantarillas; ahora entramos en un pequeño parate por la veda de asfalto, pero vamos a seguir arreglando cabezales y algunas entradas particulares”, explicó Gonzalo Abi Rached, de la empresa Bamilir, que fuera la ganadora del llamado a licitación. La interrupción en el uso de bitumen se producirá entre mayo y fines de julio. Luego del 1º de agosto se retomará con los trabajos de pavimentación, para rectificar “cualquier detalle que haya quedado, vamos a hacer los perfiles transversales que tiene que llevar la obra, para proceder a realizar el reciclado con cemento portland”.
Lo que se ha hecho es “ensanchar el histórico camino –a 7 metros–, obras hidráulicas, nuevos cruces de caños, drenajes, sub base y la base” para posteriormente iniciar “el proceso de reciclado en donde se mezclan áridos con cemento portland para darle resistencia al camino y luego un tratamiento bituminoso doble para poder preservar la base y darle durabilidad y confort a la gente que tiene que ingresar o salir”, explicó Olivera. Para finalizar, se realizará la señalización horizontal y vertical.
“Si bien son pocas las familias que viven en Cañada del Pueblo, uno decide dónde priorizar los recursos”, afirmó; “hay que ver cuánto hace que estos vecinos esperan respuestas”. Y puso como ejemplo a una vecina que “hace 75 años que vive en Cañada del Pueblo y hace 75 años que pide tener un camino en condiciones para salir”.
Olivera reconoció que “hay varias localidades que tienen los mismos reclamos, pero a medida que vamos asumiendo compromisos vamos cumpliendo; la idea es ir mejorando todas las localidades. Cañada del Pueblo está en mejores condiciones que hace un tiempo y cuando a finales de octubre inauguremos el camino, va a ser un antes y un después”.
Posteriormente, las autoridades se trasladaron a la Escuela 85 “Juan Carlos Henderson”, en el centro poblado, en donde donaron una heladera tras un pedido de la maestra directora, quien en una reunión anterior había manifestado la necesidad de contar con un nuevo artefacto en el centro educativo para la seguridad y el bienestar de los alumnos.