Intendencia decide auditoría interna en Porvenir; alcalde adelanta que no irá “agarrado a boleadora”

La Intendencia de Paysandú resolvió ayer realizar una auditoría interna en el Municipio de Porvenir, pero el alcalde Ramiro Ayende pide “el documento jurídico notarial” antes de permitir el ingreso de los representantes del Ejecutivo Departamental a los libros y demás documentos del Municipio de Porvenir.
“Se piensan que voy a ir agarrado a boleadora y van a entrar pa’adentro. No es así la cosa, primero tienen que mostrar el documento”, dijo a EL TELEGRAFO el alcalde de Porvenir.

LA RESOLUCIÓN DEL EJECUTIVO

En la resolución aprobada en la víspera, con la firma del intendente departamental Nicolás Olivera y el secretario general Fermín Farinha se establece que la medida fue tomada ante “las situaciones irregulares planteadas por el Consejo del Municipio de Porvenir, en nota de fecha 29 de diciembre próximo pasado, y la necesidad de realizar un procedimiento de auditoría en el área del referido Municipio”. Esa carta fue publicada en nuestra edición del pasado lunes 4.
A esto se agrega el “informe de la empresa Sipai Uruguay donde se indica la deuda que mantendría el Municipio con esa empresa”, así como “otras denuncias de hechos relacionados que llevaron a la realización de investigación administrativa y la instrucción de un sumario a un funcionario del Municipio de Porvenir (Expediente 2020-4014)”.
El intendente Olivera, tomando “el principio de legalidad, (le) corresponde velar por el ajustado funcionamiento de los órganos locales, en particular respecto del Concejo Municipal de Porvenir, adoptando las medidas necesarias en tal sentido”, por lo que estimó “pertinente disponer una auditoría interna, como mecanismo para dilucidar las situaciones denunciadas”.
Tras solicitar y recibir el informe 10/2021 de la Unidad Asesora Jurídico Notarial, tomó la resolución de “disponer la realización de una auditoría interna en el área del Municipio de Porvenir, encomendado al Director General de Administración la designación del funcionario que tendrá a su cargo la dirección de la misma”.
Asimismo se designó a “Roque Jesús por un término inicial de 150 días las tareas de verificar y garantizar el cumplimiento del marco normativo vigente en el Municipio de Porvenir, atribuyéndole las más amplias facultades de actuación en las áreas de dicho Municipio, como representante del Ejecutivo Departamental”.

LA DEUDA DECLARADA POR LA EMPRESA

La carta de Sipai Uruguay a la que alude la Resolución fue enviada al Concejo del Municipio de Porvenir el 16 de diciembre pasado, a solicitud de los propios concejales. En la misma informa del “saldo adeudado por el Municipio de Porvenir por concepto de trabajos realizados por reparación y mantenimiento de equipos de dicho municipio durante el período comprendido entre el 01/01/2019 y el 23/01/2020”.
Destaca que “estos trabajos fueron solicitados, autorizados y recibidos de total conformidad por el entonces alcalde Ramiro Ayende” y determina que “el monto de los mismos (los trabajos realizados) es de 961.211 pesos, más 11.878 dólares”.
También se aclara en ese documento que “los trabajos ordenados durante el período comprendido entre el 01/02/2020 y el 15/08/2020 bajo la administración de la alcaldesa Zully Dungey, fueron pagados parcialmente y el saldo que se adeuda ingresó correctamente al sistema de pagos de la Intendencia Departamental, estando corriendo el plazo normal para su pago”.

DILUCIDAR LA SITUACIÓN A TRAVÉS DE AUDITORÍA INTERNA

Para tomar la determinación de realizar una auditoría interna la Intendencia “tomó en cuenta dos capítulos que tiene el tema”, indicó a EL TELEGRAFO el secretario general Fermín Farinha. “Por un lado, hay un planteo de los propios concejales por el funcionamiento del Concejo y se remite una nueva nota del taller mecánico. Y también el propio alcalde envió un correo electrónico solicitando a la Intendencia asesoramiento jurídico porque el taller tiene retenido un camión en uso por el Municipio de Porvenir, alegando saldos impagos”. “La única forma de dilucidar esta cuestión es hacer una auditoría interna para determinar desde el aspecto documental si existe o no una deuda. Hay un procedimiento que debe seguirse. No es posible aceptar un trabajo que es enviado directamente. Tiene que hacer una solicitud de reparación, la expresión de necesidad, la comprobación de necesidad, un pedido interno que sea autorizado, la solicitud de un presupuesto y su aceptación. Todo eso con la documentación correspondiente”, explicó Farinha.
El trabajo será llevado a cabo por “el área financiero contable, con asesoramiento Jurídica, pero la recopilación de información la hará Administración, in situ o eventualmente a través del sistema”, agregó.
En lo que refiere al Concejo “continuará actuando como hasta ahora, desde que todos son cargos electivos. Lo que hará Roque Jesús será velar por el cumplimiento de la normativa. El que tenga por resolución las más altas facultades se refiere a que podrá pedir a los funcionarios del Municipio información o analizar un procedimiento. Asimismo corroborar cómo se realizan las actas y si se autorizan los gastos con la firma del alcalde y concejales, con la votación respectiva”. La Intendencia podrá dar paso a la Junta Departamental -que tiene a su cargo el contralor de los municipios- “si se identifica algo que amerite ese paso. No nos vamos a apartar de la normativa, pero si queremos conocer la situación real”, expresó Fermín Farinha.

QUE MUESTREN EL DOCUMENTO

Para el alcalde Ramiro Ayende, para permitir que se realice una auditoría interna, “me tienen que entregar un informe jurídico notarial que tiene que mostrar los antecedentes y por qué van a investigar”.
Roque Jesús -quien en años anteriores fuera asesor del Municipio de Porvenir- “me notificó, pero le faltó presentar el documento jurídico notarial, con los antecedentes y las razones por las que se investigará”, indicó a EL TELEGRAFO.
“Una vez que tenga en mi poder ese documento, empezaremos a conversar”, subrayó y agregó “no voy a permitir que el Intendente venga a decirme qué es lo que tengo que hacer”.
Por otro lado aseguró que el traslado de un funcionario de su confianza -Marcelo Benítez, que actuaba como su secretario y ahora pasó al Departamento de Servicios- “me indignó porque es un juego político para ensuciar la imagen de Ayende. Lo mismo que hizo Caraballo. Y también con una investigación administrativa. Me siento indignado por esta política chiquita”.

“UNA SOLUCIÓN POR LA VÍA DEL DIÁLOGO”

Francisco Cabillón, director de Sipai Paysandú confirmó a EL TELEGRAFO que “ya vimos un profesional en abogacía para que se ocupe del tema. Hasta ahora no tenemos respuesta, pero tengo confianza que se podrá solucionar este asunto”.
Destacó que “nuestra intención es la de encontrar una solución por la vía del diálogo. Solo como última opción, si no hay un resultado positivo, seguramente llegaremos a la vía civil. Pero no estamos en condiciones de afirmar eso aun”.
El taller ha discontinuado su relación con el Municipio de Porvenir, no realizando ya trabajos de ningún tipo. “Este hombre (Ramiro Ayende) se portó espantosamente mal”, dijo Cabillón. “Le reparábamos maquinaria vial, barométricas, motoniveladoras. Venía trabajando bien, pero en el último año empezó a no pagar. Los funcionarios venían por orden de él, o él mismo llamaba. Nunca lo dejamos a pie, porque había un servicio a la comunidad y porque actuamos en buena fe”.
De hecho, cuando Ayende renunció para postularse para su reelección, “vino la alcaldesa Zully Dungey, nos dijo que estaba en conocimiento de la deuda pero que lo que ella mandara reparar lo iba a pagar. Tuvimos una excelente relación. Ella pagó todo, sin problemas”, explicó Cabillón.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*