Laberintos informáticos

Cuando una persona mayor comienza a usar una computadora, en ese momento entra en un gigantesco laberinto informático, un berenjenal donde es bastante difícil andar. Un berenjenal es una plantación de berenjenas, con muchas espinas que te lastiman a cada paso y te hacen muy difícil el avance, ya de por sí difícil con los años encima.

Cuando recién se empezó a usar, siempre la rechacé, porque me parecía perjudicial para el aprendizaje, puesto que los niños la usaban para los jueguitos, y para buscar información, pero sólo para buscarla y llevarla a clase. ¡Minga de leerla! Con el tiempo, parece que esto ha mejorado, en parte, porque falla la comprensión lectora y también la comprensión “escuchadora”.
Pero vayamos a la situación de una persona mayor. Muchos no tenemos idea de para qué sirven cada uno de los íconos o símbolos, o no sé cómo se llaman. Aunque el profe es excelente, no es fácil aprender esos jeroglíficos, que además se encuentran en laberintos, algo así como en las pirámides de Egipto. Me dice un vecino: es fácil convertir a PDF. Sí, pero ¿qué es exactamente un PDF? Y ¿dónde encuentro la zona roja? ¿Y qué significa “arrastrar” el documento o archivo? Ya me lo han explicado tres personas, pero aún no lo tengo claro. No sé si son los años o las entendederas, el asunto es que no logro “convertir”. Para mí la “conversión” se refiere a las matemáticas o a la moral. Ya lo sé, esto de la compu es matemática pura, pero demasiado elevada para mi cabeza bastante dura. Aclaro, dura para estas tecnologías.

Y suponiendo que lo convierta, ¿qué hago después? ¿cómo lo envío? Hay varios caminos en este laberinto, ¿cómo adivino cuál es el correcto?
A veces el escrito que acabo de hacer, desaparece. Leo las instrucciones para recuperarlo, pero me falla la comprensión lectora. No entiendo un rábano lo que quiere decir. Entonces toco algunos ¿“botones”? y después de un rato insistiendo, al azar, el escrito reaparece.

Seleccionar, eso es lo que hacemos para copiar, o imprimir, lo llamo “azular”, palabra inventada por mí. Me dio bastante trabajo aprender a copiar y pegar. Esto de copiar y pegar es muy bueno cuando quien lo hace es bien intencionado. Pero se está usando mucho con intenciones malévolas. Y se necesita una buena formación intelectual, tener un pensamiento crítico para saber discriminar entre lo bueno y lo no tanto. Y así es que se propagan pósters, videos, tik toks, gifts y ainda mais, de todo tipo. La pornografía, las maldiciones, mentiras y verdades, predicciones terribles, horóscopos, entrevistas y noticias reales o imaginarias, fotos reales o trucadas, o robadas ¿cómo puedo saberlo? Todo entreverado en estos laberintos. Dificilísimo sortear las espinas. Se necesita un radar para averiguar qué cosa es real y verdadera, y cuál no.

Están las redes, la nube, el login, los sitios, los portales, las apps, exactamente, ¿qué es cada cosa? ¿Dónde van a parar los mensajes y todo lo que se borra? ¿En la nube? ¿Dónde está la nube?, ¿quién la hizo? ¿Todo lo que escribimos es leído por un “gran hermano” que todo lo controla? ¿Es la IA que parece estar dominando todo? Pero, detrás de la IA hay una inteligencia natural que la creó. ¡Pensar que mucha gente no cree que existe un Ser Supremo, un Creador, pero creen en estas cosas asombrosas y reales, que no podemos ver! Es escalofriante pensar en la vertiginosa velocidad de los mensajes, inverosímiles velocidades de infinitésimas partes de segundo. Los amigos virtuales están a un click de distancia, aunque se encuentren a miles de quilómetros. De esos ínfimos tiempos se ocupan la física y las matemáticas, lástima que generalmente no se relacionan con la vida real. Se cumplieron las predicciones de Tesla: es posible la telefonía sin hilos, sin importar la distancia, el verse y escucharse cara a cara. (Pero también ocurre la incomunicación en aumento con los más cercanos).

Están los stickers (pegotines), los emojis, el Avatar (una especie de caricatura de cada uno). Ahora apareció EA, vaya a saber para qué. Lo bueno es que hay empresas que ofrecen trabajos online. Pero el pago es complicado. Usan métodos que aquí no se acostumbra usar. Están los bit coins y el sistema binance, y el Wise, y ainda mais.

Hablando de amigos virtuales, ¿son todos reales, o puede ser que a veces hablemos con impostores, o aún, con fantasmas? Aquí se juntan la realidad y la virtualidad, como en un relato fantástico. ¿Qué se entiende por “realidad”? Los bots, son un ejemplo de absoluta virtualidad, pero te escriben y te hablan.

Las personas no videntes se pueden comunicar perfectamente por Internet, supongo que con ayuda de la IA, hablan y escuchan y los mensajes se pasan del código oral al escrito y viceversa.
Spam, se dice que se trata de mensajes maliciosos, pero no siempre lo son. Ejemplo, desde el Duolingo me dicen que no abandone mi aprendizaje online del alemán.
¿Y los virus? ¿Qué son? Creo, no estoy segura, que son programas maliciosos que alguien (¿quién), introdujo en mi compu y la infectaron, por eso no funciona bien. Otros entes invisibles pero muy dañinos.
Por Internet se hacen negocios y negociados, buenos negocios y grandes estafas. ¿Cómo discriminamos? te dan todas las indicaciones para librarte de las estafas, pero el gran hermano no sirve para ayudar a las mentes bastante usadas y cansadas.

El teléfono y el micrófono a veces no funcionan, falta volumen, o hay algún problema técnico.
¿Cómo se relacionan el cel y la compu? Después de andar bastante, encontré quien me instale el Telegram y el Chat de Google, que antes se llamaba Hangout, en la compu. Creo, sí, lo creo, no estoy totalmente segura, que son mejores que el guasap, (sí, guasap, he visto que la RAE aprobó la palabra. Aunque realmente, importa poco si la acepta o no. Hay que ver que es una institución demasiado vieja, que tal vez no está muy adaptada a estos tiempos).

Veo que el Correo Vera es bastante chismoso, porque me avisa que Fulano me envió un mensaje, que Zultano envió un tik tok. Me envían mensajes de Pinterest, que nunca abrí, y no sé de qué se trata. Supongo será algo referido a la pintura, que no me interesa. Mensajes de Quora, un montón, a cada rato, hablando de los scammers. Solicitudes de amistad. De todas partes y de gente desconocida de distinta índole, buenos y delincuentes, jóvenes y mayores, de todo. A veces aparece alguien que se las da de amigo, que no sé de dónde salió. Cuando me jaquearon mi cuenta, perdí todos mis amigos; con ayuda del profe, recuperé unos cuantos, pero aún hay muchos en la cuenta del jaqueador, que me dice lo hizo sin querer. El asunto es que tuve que hacer una cuenta (¿se llama así?) nueva.

En la galería, todo el chusmerío y las buenas palabras de amigos y no amigos, en fin, un mundo de mensajes de toda clase, las fotos, los videos, todo lo enviado por los amigos.

Hablando de IA, creo que no hay IA que valga con palabras como “muñato”, “miñuelos”, “julepe” y otras, uruguayitas y olvidadas o casi. Pero sí es buena para introducir los “bots”, palabra inventada para designar un ente automático que te escribe, avisándote, por ejemplo, que te han reportado por haber dicho palabras ofensivas, y que por tres días no podrás comunicarte con el o los ofendidos. Les dije que estaban diciendo mentiras y el bot me avisó que por 3 días no podría comunicarme con ellos, y mi penitencia terminaba un lunes a las 12.21 pm. ¡¡¡Y justito a las 12.22, pude volver a comunicarme!!! Como decía mi madre, hay que creer o reventar.

Es posible conectar el celular o la computadora con el televisor y ver y escuchar todo a través de una pantalla grande. Y es posible vigilar nuestra casa desde muy lejos, usando el celular. ¡Qué no inventan!, dirían nuestros abuelos.

Un montón de Aplicaciones que no se sabe para qué sirven. El Zoom. Muy interesante para los estudiantes, aunque mi dificultad auditiva no me permite disfrutarlo bien. Difícil para entrar en la conversación, para conectar.
Contraseñas y códigos. No entiendo para qué sirven los códigos, ni por qué cambian continuamente. No se entiende qué es el modo avión, el modo oscuro, cómo se ajusta, qué cosa hay que ajustar, qué es el talk back. Cada tanto mi cel se bloquea, está en modo talk back, oigo una voz que repite lo mismo hasta el aburrimiento, me piden el código, tecleo y nada, que mantenga presionados los botones de volumen, pero no sé cuáles son, he pasado horas tratando de resolver el asunto, y nada. A los que saben les basta con una rápida cortísima presión, y ya está.

Captura de pantalla, ¿cómo se hace? Ya me la enseñaron, pero no recuerdo. Necesito que me lo repitan varias veces, para memorizar, a pesar de que mi memoria es muy buena, pero me cuesta todo lo que implique movimiento, para teclear, ¿o digitalizar? Existen mensajes avisando tal o cual cosa, en el WhatsApp, pero no entiendo su significado, a pesar de que están escritos sin errores gramaticales.

Hace unos años solicité ayuda a un profe para aprender a escribir en el “ordenador” (léase computadora). Necesitaba saber sobre las mayúsculas, los espacios, los signos de puntuación. El segundo día el profe no me cobró, porque dijo no tener más que enseñarme. Pero sí tenía que enseñarme, sobre tipos de letra, recuadrar y un montón de cosas necesarias para escribir bien. Lo seguí haciendo por ensayo y error, pero con mucho esfuerzo. Pero no hay caso, se necesita aprender con un profe, más a esta “bajura” de la vida.

Creo que tendría que haber un buen Diccionario de Informática, que explique claramente qué es cada cosa. Y con letras grandes, para el buen aprovechamiento de los mayorcitos que no aflojamos, pero nos es fatigoso el cuesta arriba.

Personalizar, ¿qué es y para qué? Muro, el único que conozco es el que separa algo, este no sé. “Vos no tenés lógica para la informática”, decía un joven a su madre añosa. Yo tampoco.
Agendar, cómo se hace, me costó mucho entenderlo, y al igual que el teléfono y las videollamadas, aún no manejo bien. No sé qué botón tocar. A veces toco sin querer y llamo a quien nunca pensé llamar. Tengo una lista de números telefónicos, sin foto de perfil, no recuerdo quiénes son, ellos me tienen agendada, yo no, porque nunca supe hacerlo.

Android, ¿qué significa? Supongo algo relacionado con humanos. ¿Te jaquearon tu cuenta? ¿Cómo lo solucionas? Más laberinto, más jeroglíficos. La mayoría de la gente no sabe explicarte qué debes hacer. Es que tenemos una gran ignorancia, difícil de iluminar para muchos.

La memoria llena, otro problema, en el celular. En mi compu hay mucha basura, ¿cómo lo soluciono? ¿En qué consiste la basura informática? Elementos dañados, ¿cuáles son? Y ¿cómo se dañaron?
Datos móviles, ¿y cuáles son los datos inmóviles? ¿Los datos personales?
Mensajes encriptados, o sea, ocultos para que no pueda verlos cualquiera. ¿Cómo se encriptan?

¿Qué significa cada uno de los símbolos o íconos pequeñitos que hay arriba, los cuales requieren una muy buena vista?
Me aparece un aviso: Tomar nota. ¿de qué y para qué? Notificaciones, a veces son innumerables, y para decir pavadas. A veces, muy interesantes. Pero no siempre oigo el “ruidito” que me avisa su llegada, el cual se supone es diferente para cada aplicación.

Me olvidaba de los reels, tan de moda. Difícil que envíe uno porque no tengo la más pálida idea del cómo hacerlo.
Bits, bit coins, binance, todo “bit” (poco), pero en realidad es “big” (mucho, grande) para algunas mentes como la mía.
Traductor, qué problema. Puedes traducir a muy diferentes idiomas, pero deja mucho que desear. Traduce palabra por palabra y resultan oraciones incoherentes la mayor parte de las veces. Tienes que conocer bien el tema y la gramática del idioma, para saber elegir bien el significado, de las palabras, adaptado al contexto.

Tarea bastante difícil, hay que traducir conceptos, no simples palabras, porque son gramáticas diferentes. Un gran laberinto.
Y cada día hay cambios, aparecen nuevas aplicaciones, o como se llamen. Todo cada vez más difícil. Tengo una amiga chilena que me aconseja alimentar bien el cerebro, para reforzar las habilidades cognitivas.
Son estas las dificultades que encontré y encuentro aún, en mi “navegación” por los laberintos de Internet.

Concluyo: No es para todos la bota de potro. ¿Tendré que aprender, o renunciar a romperme la
cabeza?

Tía Nilda